Abellán da una vuelta al ruedo que vale tanto o más que una oreja

  • La corrida de Fallas estuvo marcada por el mal juego del ganado de Los Bayones

La vuelta al ruedo que dio Miguel Abellán en el quinto de la tarde, después de una mayoritaria petición de oreja, vale tanto o más que un trofeo denegado por el presidente, en Valencia, en una corrida marcada negativamente por el nulo juego de los toros. Se lidiaron cuatro toros de Los Bayones, muy deslucidos, salvándose el quinto, que terminó yendo a más y dos de Algarra -segundo y tercero-, como sobreros, el primero de ellos fiero e imposible y el otro en la línea de los titulares. Curro Díaz, silencio en ambos. Miguel Abellán, silencio y vuelta tras petición de oreja que el presidente no atendió, siendo pitado. Antón Cortés, silencio y palmas.

Al primer espada, Curro Díaz, dio impresión de servirle como excusa para justificar su desánimo y falta de ambición. No tuvo toros, se puede decir, pero tampoco él estuvo por la labor.

A Miguel Abellán le hizo pasar verdaderas fatigas su primero, un sobrero de Algarra, áspero y violento, que le levantó los pies del suelo con una tremenda voltereta. Gran susto. Maltrecho, volvió a la carga para firmar dos verónicas más y una revolera. No fue fácil dominar la situación, ya que el toro hacía hilo, sin atender cites. Un regalo. Ya en la muleta, el toro, faena sincera, de arrojo y poderío. Abellán pasó por su propio pie a la enfermería para ser atendido de golpes y magulladuras. Salió a dar cuenta del quinto, el único toro potable del pésimo encierro. Un animal blando, pero que terminaría recuperándose. Abellán lo rescató a base de firmeza y de templar, haciendo un toreo fundamental con donosura y arrogancia. Fue una pena que le denegaran la oreja por la mala colocación de la espada.

Cortés hizo tablas con su parado primero y estuvo más entonado en el sexto.

Por mañana, en la novillada de promoción, con tres cuartos de entrada, se lidiaron erales de Remonta, de buen juego. Rafael Castellanos, ovación y oreja. Lucas Ruffo, silencio tras tres avisos y vuelta. Manuel Sarrión, oreja en ambos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios