Antonio Agudo devuelve la pintura a su ciudad natal

  • El pintor exhibe dibujos y acuarelas en la Casa de la Provincia

Antonio Agudo expone en la Casa de la Provincia hasta el 31 de agosto su colección Sobre el papel, una muestra en la que hace alarde de su dominio de este material a través del carbón graso y la acuarela.

Por medio de diversas técnicas, el pintor sevillano recrea con esta colección lo que ha sido su obsesión desde sus inicios en el mundo del arte: la figura humana.

Antonio Agudo nació en Sevilla en 1941, cursando sus estudios en la Escuela Superior de Bellas Artes de la capital hispalense. Ha realizado exposiciones en ciudades como Madrid, Barcelona, Granada, Washington o Quito, y ahora vuelve a su tierra para exhibir sus últimas obras.

La primera parte de la exposición contiene un cuadro a primera vista perturbador. En él se contempla cómo con unos simples trazos se recrea la labor del afeitado masculino, algo que cobra dinamismo por los trazos bermellón que simulan la sangre que brota de un corte inoportuno.

Los demás pliegos de papel que acompañan esta obra hecha a carbón se agrupan en dos series de paisajes: Vistas de Conil y Panorámicas de Cádiz. La primera colección es un conjunto de dibujos oscuros, opacos, de trazo enigmático que reflejan un roquedo que se pierde en el mar cuando cae la noche. La segunda, sin embargo, son tomas de cierta influencia fotográfica que refleja una Cádiz moderna, de formas geométricas y colores planos, y en las que el enfoque beneficia sobre todo las variadas tonalidades del cielo.

La segunda sala de la exposición de Antonio Agudo, que durante su juventud quedó marcado irremediablemente por largos años dedicados al grabado y el dibujo publicitario, alberga los cuadros de mayor formato y una vitrina con 25 acuarelas de escenas costumbristas que vienen a ser esbozos directamente extraídos de la realidad.

Los mayores pliegos de papel son lo más llamativo de la muestra. Representan dibujos sin ningún tipo de entorno o contexto, sino acompañados por un fondo de blanco papel neutro. Entre ellos, podemos destacar La pianista, un retrato de un músico trazado a base de carbón graso y pastel y lleno de contrastes entre negro y blanco; o la serie Perro en la playa, técnica mixta sobre papel en la que una misma imagen se fragmenta en tres pliegos distintos, y que imita la luz novecentista de Sorolla.

La colección se completa con Desnudos, lienzos inspirados en la forma retratística clásica, que se desdibujan hasta desaparecer como bocetos. Mujeres y hombres desnudos, algunos de ellos en posturas dramáticas y contorsionadas, que giran en torno a un pedestal que sirve de referencia.

Antonio Agudo es un artista respetado en la ciudad, cuya consagración llegó en 1994 cuando la Hermandad del Gran Poder le encargó la relización del vía crucis para su Basílica Mayor, trabajo que le llevó dos años y medio de trabajo reflexivo. La labor culminó con doce tablas de retratos sencillos a base de carbón que se alejaban del neobarroquismo imperante en la ciudad, y que no dejaron a nadie indiferente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios