Arcángel y Alqhai sellan en los estudios Sputnik su fusión flamenca y barroca

  • El cantaor onubense y el director de Accademia del Piacere graban en el Parque Empresarial Torneo 'Las idas y las vueltas', el programa estrenado con gran éxito en el Palacio de Carlos V y el Auditorio Nacional

Comentarios 3

Será uno de los discos más importantes del próximo año. Y se está grabando en estos momentos en Sevilla. El cantaor Arcángel y el violagambista Fahmi Alqhai han trasladado a los estudios Sputnik de Jordi Gil su proyecto Las idas y las vueltas, un cruce entre la música barroca colonial y el flamenco que estrenaron en julio pasado en el Palacio de Carlos V, en el marco del Festival Internacional de Granada. Si la propuesta es de altura, no menos lo es el espacio escogido para registrarla. "Estos estudios [en la calle Cartografía del Parque Empresarial Torneo] son los mejores de Sevilla con diferencia y no creo que en Andalucía haya muchos así", sostiene Fahmi Alqhai, también director del Festival de Música Antigua de Sevilla, acerca de la excepcional labor de Jordi Gil, un músico de dilatada experiencia cuya producción es sinónimo de calidad y gran exigencia.

En Las idas y las vueltas, la soprano Mariví Blasco completa con el cantor onubense y el violagambista sevillano la terna de solistas. Les acompañan ocho intérpretes, algunos tan veteranos y premiados como el guitarrista flamenco Miguel Ángel Cortés o el percusionista Pedro Estevan, un gigante musical muy requerido por Jordi Savall, la Barroca de Sevilla o Paul Winter. Agustín Diassera pone la percusión flamenca y no faltan los otros nombres que han hecho de la Accademia del Piacere el grupo de referencia de la nueva generación española en este campo: las violas de Rami Alqhai, Johanna Rose y Juan Ramón Lara junto a la flauta de pico de Vicente Parrilla y la guitarra barroca de Enrique Solinis.

En estos momentos se está grabando parte de la percusión y el ambiente, más relajado, propicia el intercambio de opiniones y elogios. "Arcángel lleva toda la vida entrando y saliendo de los estudios de sonido y su experiencia nos ayuda mucho. Yo, en cambio, estoy aprendiendo ahora cómo meter los floreos y los remates a la percusión", destaca Fahmi, que eligió al cantaor "no sólo por su voz maravillosa sino por ser un músico refinado y de grandes conocimientos. Este programa es bonito pero también muy difícil. Arcángel y yo hemos echado muchísimos días entre Huelva y Sevilla, él con la guitarra y yo con la viola, hasta encontrar un sonido propio e inédito".

El proyecto explora el intercambio de ritmos, melodías y cadencias que se produce tras la colonización española de América. Cantes y danzas de ida y vuelta, del golfo de Guinea al Caribe y de Triana al golfo de Cádiz. El que se unan Accademia del Piacere, Fahmi y Arcángel lo ha hecho posible "el sello discográfico sevillano Alqhai & Alqhai, que es una iniciativa privada pero tiene una repercusión internacional. En este momento estamos buscando patrocinadores para hacer este proyecto, nuestro cuarto disco, todavía más grande y que ello nos permita tener un mayor alcance en la distribución", declara el violagambista Rami Alqhai, antes de ubicar en el mapa la ambiciosoa gira que les llevará en 2012 por Suiza, Alemania y Bélgica y que podría concluir en octubre en México y los Estados Unidos.

En España, donde se ha mostrado también con enorme éxito en el Auditorio Nacional, Las idas y las vueltas podría tener una parada especial en la próxima Bienal de Flamenco. Pero Arcángel tiene sus dudas: "A veces no es agradable presentar proyectos en la Bienal, eres como una diana y te pegan dardos por todas partes. No me refiero sólo a la crítica, que a veces no está acertada, entra en terrenos personales y ofensivos, buscando los tres pies al gato. Creo que el formato de la Bienal adolece de localismo. Falta una mayor difusión de los trabajos. La Bienal debería ser el trampolín para que los proyectos traspasaran fronteras y facilitara las coproducciones con otros festivales, no necesariamente flamencos. Es el festival más grande de Sevilla pero todo se queda aquí. Ojalá esto cambie".

Lo cierto es que este concierto ha tenido una gran acogida tanto en los festivales de música clásica como de flamenco en los que se ha mostrado porque, según Fahmi, "ha sido un trabajo de fusión de verdad. Hemos logrado un sonido que no se ha escuchado nunca antes. Aquí no verás eso tan manido de 'tú te cantas esto, yo lo otro, y vemos cómo lo pegamos en concierto'. A todo se le ha sacado un color especial".

Arcángel corrobora sus palabras. "Hemos encontrado más cosas comunes de lo que a primera vista veíamos. La guaracha es muy parecida a los sones cubanos y, por extensión, a las colombianas, guajiras y milongas. En Las morillas de Jaén hay similitudes con las bulerías al golpe y no faltan las coincidencias entre los ritmos de las xácaras y las bulerías. Los fandangos también entran totalmente con la folía", detalla el cantaor.

Para Fahmi, hay temas clásicos tanto de un mundo como de otro, caso del Romance del Rey Moro. "Estoy muy orgulloso de cómo funcionan las violas en las seguiriyas. También hay temas que son alardes de creatividad, puramente mezclas, como ocurre con Guaracha&Guajira. La folía está metida con ritmo de sevillanas, la toná tiene algo muy singular".  

Entre los pasajes más bellos de Las idas y las vueltas figuran los dúos entre Arcángel y la soprano Mariví Blasco. Según el cantaor onubense, "surgen de manera natural. Aunque lo de Mariví no tiene nada que ver con el flamenco, las melodías que cantamos se pueden adaptar a dos voces y lo bonito es el contraste. La mezcla es muy sugerente". Fahmi también se deshace en elogios ante esa unión. "Yo buscaba una voz flamenca como la de Arcángel, no una voz rota y agitanada sino un timbre que sonara antiguo y afinado, que fundiera bien con lo que hacemos nosotros. Sus dúos, voz sobre voz, quedan muy bien". El resultado, un disco y un DVD que se lanzarán internacionalmente en abril.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios