Crítica de Cine

Asesinada en el tiempo

Hubo un tiempo lejano en el que apenas se estrenaban películas de terror y no existían vídeos que permitieran recuperar las antiguas. Como en todo estado carencial, los aficionados nos alimentábamos con lo que podíamos aunque fueran cosillas de Jesús Franco, Amando de Ossorio o Paul Naschy. Una de la Hammer era ya un atracón. Todo cambió a partir de La semilla del Diablo, La noche de los muertos vivientes (ambas de 1968), El exorcista (1973) y La matanza de Texas (1974), que abrieron nuevos caminos a lo demoníaco o fundaron el gore de masas. Pasado medio siglo estamos en el extremo opuesto. El hartazgo de sanguinolentas estupideces idénticas unas a otras ha provocado un cólico que nos ha hecho aborrecer el género.

Feliz día de tu muerte es otra estupidez sanguinolenta más. La dirige Christopher Landon, autor de las olvidables Paranormal Activity: los señalados y Zombie Camp. Universitarios, un campus, terror, un psychokiller con máscara grotesca... Asombra que no les dé vergüenza. Lo más original es deudor de Scream y sobre todo de Atrapado en el tiempo, luego poco original es. El guión no es capaz de abrir o cerrar el bucle temporal que deja a la protagonista como un colador. Eso sí: batió récord de recaudación en Estados Unidos porque todo se toma a la ligera. Conocen a su público y saben que para éste la película proyectada es sólo un elemento más, desde luego no el esencial, de lo que para él significa ir al cine. Algo muy parecido a montarse en las atracciones en esa ruidosa feria que son los centros comerciales en los que ahora se ven (es un decir) las películas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios