Contagio del espíritu navideño entre libros

  • La librería Interbook organizó una representación para niños del clásico 'Cuento de Navidad' de Charles Dickens

Comentarios 2

El espíritu de la Navidad, aquel que en el clásico cuento de Charles Dickens muestra al avaro Ebenezer Scrooge (su protagonista) el verdadero sentido de esta celebración, se trasladó ayer hasta la librería Interbook (C/ Luis Montoto, 65) para enseñar a los más pequeños de hoy la moraleja aún no aprendida por muchos, a pesar de que el novelista ya lo mostrara a mediados del siglo XIX. 32 niños de entre 3 y 10 años acudieron a una representación de la pieza literaria que tres actores adaptaron a la actualidad.

Primero, el fantasma del pasado -encarnado en Heriberto- entra en escena ante la atenta mirada de los niños, alguno incluso aún tiene puesto el disfraz de pastorcillo que por la mañana lució en el belén viviente de su colegio. El pasado -el de los padres que ocupan el exterior de la sala reservada para la actuación- les muestra como en el día de Navidad visitaba a su abuela y pasaba el día en familia, allí recibía un pequeño detalle con el que se sentía afortunado. A continuación, el presente (que interpreta Susana), el que todos conocen, redacta su carta de Reyes Magos en la que pide multitud de regalos, además tiene móvil, cosa que al pasado le sorprende sobremanera.

El fantasma del futuro (Isabel) entra en escena al final de la representación, nada puede pedir que le regalen porque todo se ha agotado. El consumismo del presente le ha dejado no sólo sin juguetes, sino también sin árboles, sin agua. Moraleja ecologista que los más pequeños comprendieron y a la que quisieron dedicar su tiempo tras el cuentacuentos decorando un árbol de Navidad.

La gerente de la librería, Chari Abril, señaló que la intención que se persigue con esta actividad es la de acercar a los niños a la literatura: "Que entren en contacto con los libros, que los toquen, que tomen el hábito de la lectura y que aprendan a amarla". Chari explicó que a este acto especial de Navidad suman todos los meses un calendario de actividades en las que los niños pueden participar.

Heriberto lleva cuatro años provocando las risas de los niños que acuden a las representaciones que realiza por encargo del Club de Lectores, dice que en este tiempo ha comprobado como son muchos los niños a los que les gusta la lectura, sobre todo, desde que existen los libros en serie como Harry Potter.

Carolina, una de la madres que ayer llevó a su hija (de 8 años) y a su sobrino (de 5 años) al cuentacuentos reseñó que "lo importante es motivarlos con las lecturas de cuentos desde que son pequeños, yo apunté a mi hija Carolina al club de lectores de Interbook, y de hecho para Reyes ya se ha pedido dos libros de aventuras".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios