Episodios sevillanos del siglo XX

Convento de Santo Tomás (1517)

  • ENTREGAS PUBLICADAS 21 y 28 de octubre; 4, 11, 18 y 25 de noviembre; 2, 9, 16, 23 y 30 de diciembre de 2007. 6, 13, 20 y 27 de enero de 2008. El enorme edificio del ex convento de Santo Tomás, exclaustrado por la desamortización de 1835, fue utilizado en parte por el Gobierno Militar y la Comandancia de Artillería, así como por la fábrica de fusiles y varias empresas

LA gran manzana urbana formada por el ex convento de Santo Tomás (1517), los edificios públicos del Gobierno Militar y la Comandancia de Artillería y varios privados, estaba rodeada por la calle del Cardenal González (desde 1895), que ocupaba el frente de la fachada principal del Archivo General de Indias (1598); la plaza de Santo Tomás (desde el siglo XVI), que bordeaba la fachada sur del anterior edificio y llegaba hasta la Casa de la Moneda (1585); la calle Aduana (1868), actual de Tomás de Ybarra (desde 1918) y parte de la calle Almirantazgo (1839).

Este curioso trazado urbano, ya establecido en el primer plano topográfico de la ciudad (1771), y sin duda procedente de los tiempos de la Reconquista (1248), se mantuvo hasta finales de agosto de 1927.

En el ensanche de la esquina de la calle Almirantazgo se construyó el actual edificio de Correos y Telégrafos (inaugurado el 31 de octubre de 1931 por Diego Martínez Barrio, entonces ministro de Comunicaciones). Y en la misma acera, la popular torre del Edificio Aurora (1934-1936), por el arquitecto Antonio Illanes del Río (1888-1973).

El tribunal del tiempo ha confirmado que la Dictadura de Primo de Rivera hizo posible la Sevilla del siglo XX. Y que el Rey Alfonso XIII apoyó decididamente por razones de Estado y amor a Sevilla, frente a todas las adversidades, la Exposición Iberoamericana de 1929. El certamen, que había sido imposible desde 1909 hasta 1923, con la Dictadura de Primo de Rivera se convirtió en el motor del renacimiento ciudadano, que contó con una Administración central volcada en favor de nuestra ciudad y provincia.

El Rey Alfonso XIII (Madrid, 17 mayo 1886-Roma, 28 febrero 1941) no tiene en el nomenclátor de Sevilla ninguna referencia pública que recuerde y agradezca su contrastado amor por la ciudad. No tiene monumento ni calle. El único símbolo era el nombre del puente de hierro de las Delicias, ahora desmontado.

El general Miguel Primo de Rivera y Orbaneja, (Jerez de la Frontera, 8 enero 1870-París, 16 marzo 1930), tenía una calle en el Prado de San Sebastián y fue eliminada sin traslado ni noticia pública. José Cruz Conde, comisario regio de la Exposición Iberoamericana, el gestor que con "mano de hierro" llevó a feliz término el proyecto sevillano, también ha sido eliminado del callejero cuando se reformó el trazado urbano del Prado de San Sebastián.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios