Dulcísimo teatro

Uroc Teatro. Autores: Franca Rame-Dario Fo y Juan Margallo-Petra Martínez. Adaptación: Carla Matteini. Intérpretes: Petra Martínez y Juan Margallo. Iluminación: Rafa Catalina. Escenografía: Richard Cenier. Música: Sandro Ruscio. Vestuario: Equipo Francisco Lozano. Producción: Esther Escudero. Lugar: Teatro Duque-La Imperdible. Fecha: Viernes, 19 de octubre de 2012. Aforo: Casi completo.

Se habla mucho de muertos, (de personas queridas o compañeros que han fallecido) en la segunda parte de esta función. La muerte trae consigo la idea de trascendencia, también, de testamento. No se trata de ponerse fúnebre, ¡la obra rebosa vida! y esa cosa tan etérea que es la alegría de vivir (de eso se ocupan Rame y Fo), pero sí nos encontramos con un legado, inevitablemente sintético porque la pareja Margallo-Martínez no se acaba en una pieza teatral. Estamos ante un hombre y una mujer buenos, ante unos comunistas que creen en Dios que aman a su familia y que, sobre todo, profesan una verdadera devoción por el teatro. Y todo esto gracias a la caricia de la voz de Petra Martínez y a la bonhomía de un anciano Juan Margallo.

Petra y Juan, cuando terminan la obra de teatro, se sientan a charlar con el público como si estuvieran en el salón de su casa y les cuentan anécdotas de su ingente carrera profesional y, entonces, sentimos que el monólogo con el que empieza la función, la segunda parte donde hacen un desternillante repaso por sus posibilidades laborales y la charla final forman parte de un todo que consiste en que ellos mismos son la encarnación del teatro al que han dedicado sus vidas.

Magisterio, declaración de intenciones, honestidad, dedicación, verdad y sabiduría.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios