Duras caricias para cinco jóvenes actores

Comentarios 1

La primera actividad paralela de esa edición del Fest nos llevó anoche hasta El Cachorro, la sala trianera en activo desde 1983 y en la que Jorge Cuadrelli y Maite Lozano llevan trabajando y enseñando teatro desde 1994 bajo el nombre de Viento Sur. Allí tuvo lugar la propuesta teatral de cinco jovencísimos actores -algunos de sólo 18 años-, alumnos de la escuela de Viento Sur y de la de Arte Dramático, surgida a partir de un taller realizado con la primera.

El viento y el riesgo de lluvia los relegó al pequeñísimo escenario del bar, donde, a pesar de no tener ni escenografía ni vestuario, y de contar con unos pocos focos solamente, defendieron cinco duras historias procedentes de Caricias, del autor catalán Sergi Belbel.

El baile olvidado, Es tarde, No tenemos nada que decirnos, En el parque y Los angelitos de la noche fueron los cuadros elegidos para sus Soledades. Temas como las miserias de la vejez o la violencia, junto al silencio casi religioso del público, permitieron a estos prometedores actores mostrar unas generosas y stanislavskianas escenas que, a pesar de su desnudez y de que se echa de menos un mayor trabajo físico, lograron una gran solidez, además de unos entusiastas aplausos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios