Ejercicio en busca de los fuera de serie

  • La fase local de la XLIV Olimpiada de las Matemáticas termina hoy tras desarrollarse durante dos días

A pesar del descenso en el número de alumnos en los institutos, sobre todo en la rama de ciencias, algunas disciplinas siguen buscando jóvenes talentos y se sirven de estímulos como la Olimpiada de las Matemáticas, cuya edición local se cierra hoy para los estudiantes de bachillerato y segundo ciclo de ESO. Menos alumnos que en anteriores ediciones, 80 en total, participan en estas jornadas que persiguen el objetivo de estimular a estos alumnos de bigote y granos emergentes para el estudio de las matemáticas.

Los colegios e institutos de Sevilla seleccionan cada año a sus mejores estudiantes para acudir a esta cita, de la que los tres primeros clasificados, además de recibir premios en metálico y becas para la Universidad de Sevilla, representarán a la provincia en la fase nacional, que se celebrará en Valencia a finales de marzo.

Aunque hasta dentro de 15 días no se conocerán los resultados finales de esta prueba, lo cierto es que varios alumnos parten a priori como favoritos, sobre todo por los resultados de otros años. Entre estos expertos se encuentra Sergio López, más joven que sus compañeros al estudiar dos cursos por delante de su edad, quien quedó noveno en la pasada edición aunque para ésta "espero estar entre los tres primeros".

"Aspiro a más que el año pasado y me hace ilusión ir al Nacional", comentaba tras terminar satisfecho el ejercicio, que constaba de tres problemas y que hoy contará con otros tres distintos.

Uno de sus principales rivales es Alberto Bernad, del Colegio Europa de Espartinas, quien terminó quinto cursando 4º de ESO hace dos años y que en la edición siguiente acabó segundo, marchando al Nacional. "Damos dos accésits también para reconocer a alguien que destaca por su corta edad o alguna singularidad", explicaba uno de los coordinadores de la cita en la Facultad de Matemáticas, Ramón Piedra.

Manuel Luna, de los Maristas de San Fernando, fue uno de los agraciados en 2007 con el accésit tras quedar quinto, aunque sus perspectivas ayer no eran óptimas: "No he estado inspirado". Con la misma idea salían la mayoría de los alumnos participantes en las jornadas, que apelaban algunos a la dificultad de la prueba, sobre todo en el tercer ejercicio. "No había manera con ése", apuntaba a este efecto Joaquín García, del Instituto Martínez Montañés, que a pesar de ello valoraba como "buena experiencia" su primera participación en la Olimpiada. Por contra, alumnos como Alba Gómez, de los Salesianos de Utrera, y Carmen López, del Instituto Nervión, esperaban que "sería más difícil", aunque ambas coincidían, a pesar de ello, en que no quedarían entre los mejores.

Y es que varios años han pasado desde que Antonio Rojas -ahora profesor en la Facultad- y Maite Peña lograran medallas en el Nacional e incluso en la Final Internacional, donde destacan sobre los demás los fuera de serie.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios