La Fundación Aparejadores muestra los procesos creativos de Antonio Sosa

  • La exposición resalta algunas de las obsesiones del autor, como las mitologías o los sueños

Un año más, y ya van siete, la Fundación Aparejadores inaugura su exposición Procesos, una iniciativa que permite conocer el particular mecanismo de creación de un autor determinado y que este año se dedica a Antonio Sosa (Coria del Río, 1952).

Procesos. Huellas, sellos, improntas, que se inaugura esta noche a las 21:00, es una muestra en la que están algunas de las constantes que han marcado toda la carrera de Antonio Sosa: su doble condición de escultor y pintor, el gusto por las mitologías y el mundo onírico o el trabajo con materiales pobres, plantillas y sellos. "La gran mayoría de los trabajos nunca han sido expuestos en Sevilla. Además, dejan claro que, aunque soy conocido sobre todo por mi faceta de escultor, en los últimos cinco o seis años me he dedicado sobre todo a la obra sobre papel", dice Sosa.

Lo dicho se resume a la perfección en la primera obra que recibe al visitante, un gran papel de ocho metros en el que Sosa, como en un gran jeroglífico, ha impreso numerosos simbolos mitológicos que soñó alguna vez y que luego plasmó en unos sellos de caucho (algunos de ellos realizados con cubiertas de bicicletas). Estos tampones se exponen en una vitrina para enseñar al visitante las técnicas de trabajo de Sosa.

Junto a esta gran obra, una escultura y varias piezas y bocetos en papel que detallan el modelo de producción de Sosa. "Yo siempre dibujo un boceto, después hago una plantilla que impresiono sobre un papel y luego, sobre esa impresión, sigo dibujando", afirma el artista. La muestra, comisariada por Juan Bosco Díaz-Urmeneta y José Soto, estará abierta hasta el 21 de mayo

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios