La Junta elimina las ayudas para el patrimonio de ayuntamientos e Iglesia

  • Cultura suspende las subvenciones para edificios de uso escénico, actividades arqueológicas y actuaciones en edificios históricos La Consejería justifica la decisión por la falta de crédito.

Comentarios 16

De entre todas las áreas posibles donde meter la tijera, el Gobierno de la Junta de Andalucía ha decidido que, una vez más, sean las partidas destinadas a Cultura las más afectadas. En este caso, desaparecen las subvenciones que podían solicitar los ayuntamientos con el fin de conservar su patrimonio, ejecutar intervenciones arqueológicas o remodelar sus espacios escénicos; unas ayudas a las que también se podía acoger la Iglesia para rehabilitar los edificios históricos de titularidad eclesiástica.

En concreto, la Consejería de Cultura y Deporte que dirige Luciano Alonso ha dado orden para la suspensión -a efectos prácticos se trata de la eliminación- de las bases reguladoras de las subvenciones de cuatro áreas: para la realización de actividades arqueológicas, para las actuaciones sobre el Patrimonio Histórico por las Fundaciones y Obispados Andaluces y para trabajos sobre el Patrimonio Histórico por las Corporaciones locales de Andalucía.

De un plumazo, la Junta se carga así unas partidas sobre las que ha pivotado la conservación del patrimonio histórico andaluz a lo largo de toda su geografía, un tesoro cultural de incalculable valor que, no en vano, ha sido enarbolado por el Ejecutivo de Griñán como uno de los grandes reclamos de las políticas turísticas, acaso las que mayores satisfacciones arrojan en el balance anual.

A la eliminación de estas ayudas, se suma también la cancelación de las partidas reservadas a la construcción, rehabilitación, remodelación y equipamiento de edificios de uso escénico y musical. Estas últimas subvenciones, otorgadas desde mayo de 2006 en régimen de concurrencia no competitiva, han tenido como fin la puesta al día de los teatros y salas repartidas por toda la comunidad así como el equilibrio de las infraestructuras escénicas en las ocho provincias. Una suerte de programa transversal del que se han beneficiado no sólo las compañías que han pisado sus tablas, sino la economía local de aquellas poblaciones que han visto en la llamada industria cultura una rica fuente de ingresos.

Aunque la Consejería de Cultura podía haber escondido sus razones en crípticas argumentaciones que trataran de camuflar este brutal hachazo, en el BOJA donde se recogen estas disposiciones, no hay lugar a las elucubraciones. No hay crédito. O mejor dicho, según las prioridades que establece la Junta de Andalucía, para estos programas no hay dinero. "Es requisito ineludible para la concesión de las subvenciones convocadas la existencia de crédito suficiente para atender las obligaciones de contenido económico que se deriven de las mismas" y añade más adelante: "El actual contexto económico obliga a la contención y racionalización del gasto" resultando "inviable la asunción de nuevas obligaciones por la Consejería de Cultura y Deporte".

Con todo, esta nueva orden llega apenas un mes y medio después de la aprobación de unos Presupuestos -documento que tiene rango de ley- donde sí se reflejaron -estos compromisos. En concreto, y según el programa de Bienes Culturales e Instituciones Museísticas de la Consejería de Cultura para 2013, este año estaba prevista una serie de intervenciones que, por ahora, quedan en suspenso: así se dan por canceladas 28 actuaciones en espacios escénicos y 12 para la rehabilitación de teatros, además de dos partidas para el equipamiento técnico de los edificios de usos escénicos.

Por otro lado, estaban comprometidas unas 500 autorizaciones para actividades arqueológicas, no sólo para excavaciones terrestres y subacuáticas, sino para labores de restauración y consolidación, además de para el estudio de los yacimientos, de los materiales depositados en lo museos arqueológicos y otras investigaciones sobre arte rupestre. Con la eliminación de este medio millar de actuaciones subvencionadas -a las que se podían acoger equipos de investigación de universidades e instituciones, museos provinciales o administraciones públicas-, se paraliza casi por completo la actividad arqueológica dependiente de los presupuestos andaluces.

La medida que toma Alonso deja también sin respaldo a aquellas actuaciones sobre el Patrimonio Eclesiástico andaluz -decididas en su mayoría en las comisiones mixtas constituidas entre la Junta y los Obispos de la Iglesia Católica de Andalucía -que contemplan, por ejemplo, programas de inventario, conservación y restauración de bienes. Para este año, se habían previsto unas 80 ejecuciones de distinto calado, que quedan en el aire.

Hasta este año, estas ayudas se venían presentando a partir del 1 de enero -en el caso de la intervención espacios escénicos- , a partir del 1 de febrero para aquellas referidas al patrimonio histórico y desde el 1 de marzo para las actuciones arqueológicas. Plazos que hoy ya no tiene validez ninguna.

Si bien es complicado calcular cuánto se deja de invertir con esta medida, la cifra se antoja millonaria. Sólo para 2013, la Junta contempló en los presupuestos aprobados en el Parlamento que destinaría a las corporaciones locales unos 329.000 euros en materia de bienes culturales y unos 4 millones de euros para fomento y promoción cultural. En 2012 se comprometió 7,5 millones para, en colaboración con los ayuntamientos, finalizar las obras de 32 espacios escénicos.

Etiquetas

más noticias de CULTURA Ir a la sección Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios