Poveda refrenda su idilio con Sevilla

  • Más de 5.000 personas asistirán a los recitales que desde mañana hasta el lunes ofrecerá el cantaor en el Maestranza

Comentarios 3

Miguel Poveda es uno de esos profesionales queridos por el público que con el tiempo no hacen sino reforzar la pasión que le profesan los espectadores. Sus últimas actuaciones en Sevilla siempre han colgado el cartel de No hay billetes: tras la exitosa inauguración de la Bienal, el pasado año, con Historias de viva voz, sus admiradores se han seguido volcando en las otras oportunidades que han tenido para verlo, como el recital a beneficio de Andex en el Maestranza o el homenaje a Curro Malena en el que participó en el Lope de Vega. Desde mañana hasta el lunes, la ciudad refrendará su amor por el intérprete con los tres conciertos que ofrece en el Maestranza. En un principio, sólo estaba programada una fecha, pero la impresionante demanda de entradas, que agotó el papel en apenas unas horas, motivó que los responsables del teatro ampliaran la participación del catalán a dos días más. En total, serán unos 5.400 asistentes los que disfruten de la entrega y el buen hacer del cantaor.

Poveda abordará un repertorio que paseará por la copla, el flamenco o la poesía, y en el que junto al repaso a algunos de los temas emblemáticos de su discografía anterior brindará también un anticipo de su próximo disco, ArteSano. En las escasas declaraciones que ha hecho sobre su trabajo, de próxima aparición, el cantaor ha asegurado que será "de corte tradicional" y que contará con la colaboración de grandes guitarristas como Paco de Lucía, Juan Ramón Caro, Chicuelo, o José Quevedo, Bolita. Este verano, el premio Nacional de Música afirmó que llevaba "tres piezas medio encarriladas" y planeaba terminar la grabación del álbum para noviembre, pero entonces ya advertía que lo que le importaba, más que cumplir una fecha, era lograr "un trabajo bien hecho".

La guitarra de Quevedo será uno de los atractivos de unos conciertos que también contarán con el toque de Manuel Parrilla y Jesús Guerrero; las palmas de Luis Cantarote, Carlos Grilo y Manuel Salado; la percusión de Paquito González y Antonio Coronel y a Joan Albert Amargós al piano. Además, el espectáculo contará con la colaboración especial de Las Peligro y de la maestra Matilde Coral al baile, por la que el cantaor tiene una admiración que se ha hecho patente en cuantas ocasiones han tenido de coincidir en un escenario.

Poveda se ha consolidado como uno de los nombres más mediáticos y solicitados del flamenco. Después de actuar el miércoles en Granada, viajó a Bilbao para participar en la gala de Telecinco Feliz Navidad con Isabel Pantoja y amigos, que desde ayer se graba en el Palacio Euskalduna. La semana próxima, el badalonés afincado en Sevilla estará en el Teatro Coliseum de Madrid para dedicar un homenaje al fallecido Moraíto Chico. Lejos quedan aquellos tiempos en los que aquel chaval "payo y catalán" intentaba ganarse un hueco en el flamenco y lograr el aprecio del respetable en un momento, además, en el que imponía enfrentarse a "una marabunta de genios" como Chano Lobato o Enrique Morente. "No me cerraron puertas, pero era difícil abrir una nueva porque las que había ya eran de mucha categoría", recordaba este verano el cantaor en la UIMP de Santander, cuando hizo balance del itinerario emprendido hasta entonces.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios