Rafaela Carrasco viaja al Siglo de Oro

  • Mañana presenta en el Maestranza 'Nacida sombra', el primer trabajo de su compañía tras dejar la dirección del BFA

La bailaora sevillana Rafaela Carrasco durante la presentación de su último espectáculo ayer en el Teatro de la Maestranza. La bailaora sevillana Rafaela Carrasco durante la presentación de su último espectáculo ayer en el Teatro de la Maestranza.

La bailaora sevillana Rafaela Carrasco durante la presentación de su último espectáculo ayer en el Teatro de la Maestranza. / Antonio Pizarro

Bailarina, bailaora y coreógrafa, Rafaela Carrasco definió ayer su último espectáculo, Nacida sombra, como "un trabajo muy minimalista y muy poético visualmente, fruto de un encuentro conmigo misma tras finalizar mi etapa como directora del Ballet Flamenco de Andalucía".

También insistió la sevillana, siempre atraída por el mundo de la mujer, en que su pieza "es femenina y no feminista" como podría deducirse al saber que está inspirado en la vida y en la obra de cuatro grandes -y tantas veces silenciadas- creadoras del Siglo de Oro: la escritora mexicana Sor Juana Inés de la Cruz, la también escritora María de Zayas, la actriz María Calderón (también conocida como Marizápalos) y Teresa de Jesús. A la celda de esta última, donde se desarrolla toda la pieza, llegan unas cartas -imaginarias- a través de las cuales se van a recrear las peripecias vitales y literarias de estas mujeres.

"Los nombres me los propuso Álvaro Tato (actor, autor y director literario de la célebre compañía Ron Lalá) y fue un auténtico regalo porque hemos tenido un proceso de trabajo realmente especial. En primer lugar, para elegir a las intérpretes que mejor se adaptaran a la personalidad de estas mujeres y, más tarde, para encontrar los estilos que, en nuestro imaginario, nos parecían los que cada una de ellas habría elegido para expresarse bailando", cuenta Carrasco.

Al trabajo dancístico se unió también un trabajo musical realizado por Pablo Suárez y Antonio Campos con músicas grabadas de variada inspiración (una folía para Sor Juana, una pieza jazzística para Zayas...) y por Jesús Torres para la música en vivo que interpreta él mismo junto a Juan Antonio Suárez 'Cano'.

Un abanico de bailes y una riqueza musical que dan valor por sí mismos a este Nacida sombra, estrenado en el pasado Festival de la Guitarra de Córdoba y recién llegado de París, donde ha obtenido un notable éxito en la Bienal de Chaillot. Sin embargo, gracias a la dramaturgia de Tato, el trabajo dancístico y musical encuentra un perfecto hilo conductor en los propios textos de las autoras: versos y relatos que suenan en la voz de los cantaores -Antonio Campos y Miguel Ortega- y, sobre todo, en la voz (en off) de una de las mejores actrices del teatro español como es Blanca Portillo.

Los cuerpos los ponen cuatro bailaoras muy diferentes entre sí. "Florencia O'Ryan, con su gran técnica, interpreta a María de Zayas, que es para mí la más guerrera y la mas actual si se quiere, siempre en conflicto consigo misma; Carmen Angulo, la más madura y sin duda la más bailarina, interpreta a la deslumbrante Sor Juana Inés de la Cruz mientras que Paula Comitre, la más joven -entró en el BFA con tan solo 18 años- interpreta a María Calderón, una mujer de la que era imposible no enamorarse porque era pura luz", aclara Carrasco, quien, además de coreografiar el espectáculo, asume en escena el nada fácil papel de Teresa de Jesús. Según su intérprete, "Teresa, que no Santa Teresa, baila por soleá porque se encuentra ya en la última etapa de su vida, pasados los conflictos y las luchas con el mundo exterior".

Cuatro artistas de hoy a través de cuya danza han encontrado un poco de luz las vidas azarosas de unas mujeres, en su mayoría silenciadas, cuyos sentimientos y dificultades, a pesar de los siglos transcurridos, no distan mucho de los de la mujer actual.

Mañana, a las 20:30 en el Teatro de la Maestranza que, con esta pieza, inaugura su temporada dancística.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios