Vida y femineidad dentro de un muro

  • Escultor y profesor de la Facultad de Bellas ArtesAyer se inauguró en el hospital de la Mujer el relieve escultórico 'Fuente de vida', donado por este artista sevillano

El relieve escultórico que fue inaugurado ayer en el Hospital de la Mujer del Virgen del Rocío, Fuente de vida, era, según explicaba el gerente del complejo hospitalario, Joseba Barroeta, un símbolo "de la perfección de lo acabado y de la continuidad del movimiento". Una referencia, según su autor, al número tres, "que empieza y acaba, que simboliza el movimiento continuo y el equilibrio". Tres son las figuras de mujeres de esta obra -dos secando a la figura central, que acaba de salir del baño- que representan la fraternidad, la femineidad y la vida y que quedarán integradas permanentemente en el muro del edificio del hospital. De esta forma aúna Francisco Cortés sus antecedentes familiares relacionados con la construcción y la vocación artística que sintió desde pequeño y que pronto le llevó a la escultura, y en concreto al relieve, donde puede aplicar la simbiosis entre figuras y edificios. "Es, además, una tradición casi de lectura, que se remonta a Egipto y Mesopotamia, y que permite introducir elementos que completan una escena", explica este artista sevillano, que enseña la asignatura de modelado en la Facultad de Bellas Artes desde hace un cuarto de siglo, y que ayer vio cómo culminaba un proyecto filantrópico que inició hace dos años, a través de su compañero Enrique Acosta, para celebrar el 50 aniversario de la fundación del hospital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios