El seguro asumirá el coste de la reparación de la vasija rota en la exposición de Ai Weiwei

  • El CAAC asegura que se están elaborando informes para "solventar los efectos del incidente" del jueves

Comentarios 3

El Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC) informó ayer de que "se están elaborando los informes técnicos y científicos preceptivos para solventar los efectos del incidente" que tuvo lugar este jueves, cuando una visitante rompió de manera accidental una de las vasijas de la instalación Ghost Gu Coming Down the Mountain, que forma parte de la exposición que el monasterio de la Cartuja dedica hasta junio al creador y activista chino Ai Weiwei, una de las citas artísticas que más expectación ha despertado en esta temporada.

Tras el accidente "fortuito", el CAAC reveló a través de un comunicado que, inmediatamente, el centro "tomó las medidas oportunas para preservar la obra" e "informó tanto al prestador como al artista de esta situación". Además, en estos momentos, prosigue el museo en el comunicado que remitió, "se están elaborando los informes técnicos y científicos preceptivos para solventar los efectos del incidente y volver a abrir la sala a la visita pública".

Tras conocerse la noticia del incidente, el consejero de Cultura y Deporte, Luciano Alonso, señaló ayer que el seguro asumirá el coste de la reparación del jarrón. Alonso reiteró, durante una rueda de prensa celebrada en el municipio malagueño de Ardales, que "todas las exposiciones tienen un seguro que debe hacerse cargo del arreglo de la vasija". "Un visitante ha cometido una torpeza y para eso están los seguros", matizó.

Desde el CAAC manifestaron asimismo que la exposición de Ai Weiwei, titulada Resistencia y tradición, permanece abierta al público, al igual que el resto de las muestras y el monumento que aloja al museo. Del mismo modo, el espacio que dirige Juan Antonio Álvarez Reyes "continuará informando de las medidas que se adopten de acuerdo con los informes citados y las indicaciones del prestador y del artista, siguiendo los protocolos museísticos habituales de conservación y exhibición de obras de arte".

La instalación Ghost Gu Coming Down the Mountain (2005) está formada por 96 jarrones de porcelana roja y blanca, de 27 x 35 centímetros cada uno, y ha sido cedida de forma temporal para este muestra por la Faurschou Foundation, de Copenhague (Dinamarca).

Para Resistencia y tradición se han reunido una quincena de obras procedentes de importantes colecciones internacionales, entre ellas el Museo de Arte Moderno de Louisiana o las españolas Helga de Alvear e Ivorypress de Elena Foster Ochoa, una selección que ayuda a comprender las distintas facetas de este disidente e icono cultural, una criatura polémica que recuerda a Andy Warhol por la pasión con la que se le ama o se le odia y también por las cotizaciones astronómicas de su obra en el mercado del arte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios