Las galerías de arte locales unen fuerzas

  • Las salas privadas se asocian para mejorar la interlocución con las administraciones y revertir la "recesión" en la escena de la ciudad

De izquierda a derecha, Ed Weber, Carolina B. Alarcón y Óscar D. Olvera, ayer en el Cicus. De izquierda a derecha, Ed Weber, Carolina B. Alarcón y Óscar D. Olvera, ayer en el Cicus.

De izquierda a derecha, Ed Weber, Carolina B. Alarcón y Óscar D. Olvera, ayer en el Cicus. / José Ángel García

Creada hace un año y medio, pero presentada en público ayer, la Asociación de Galerías de Arte de Sevilla (AGAS) llega para intentar revertir la dinámica de "recesión" en el panorama local -sus promotores señalan como pruebas de la misma la reciente desaparición del Centro de las Artes de Sevilla o la callada y paulatina desvinculación del Casino de la Exposición de proyectos en la órbita de la creación contemporánea- y para ello está dispuesta a ejercer de "interlocutora" con las administraciones públicas. Las principales galerías dedicadas al arte contemporáneo de Sevilla -Alarcón Criado, La Caja China, Birimbao, Delimbo, Rafael Ortiz, Félix Gómez, Weber-Lutgen, Haurie y Espacio Olvera- son las fundadoras de la asociación, cuya junta directiva encabezan Carolina B. Alarcón (presidenta), Óscar D. Olvera (secretario) y Ed Weber (tesorero).

Ayer, en el Cicus, en el primer acto públicode la asociación, fue Alarcón la encargada de explicar las prioridades, en las que conviven objetivos de altas miras, por ahora mera expresión de deseos (como la "necesidad" de que exista un "museo de arte municipal" o de reactivar la colección artística pública de la ciudad, algo "nada descabellado para una ciudad de casi un millón de habitantes", dijo Alarcón, toda vez que "hasta muchos pueblos las tienen"); con logros ya conseguidos y pactados con el Ayuntamiento, caso de la creación de un apartado específico para galerías de arte en las subvenciones a los espacios culturales, que si bien son modestas (30.600 euros en total), al menos permiten a los galeristas solicitarlas sin "competir" por ellas con los espacios escénicos, junto a los que antes concurrían sin distingos a estas ayudas municipales.

En el Ayuntamiento observan "voluntad"; con la Junta, por ahora, el contacto es "nulo"

Fruto de estas conversaciones con el ICAS es también la Guía de Arte Contemporaneo de Sevilla cuyo primer número vio la luz el pasado octubre. Aunque ha habido "retrocesos", lamentó Alarcón. Planteada en principio como un completo catálogo de lo que ofrecen los espacios públicos y las galerías privadas -es decir, con información concreta sobre sus programaciones en cada momento del año-, ahora el Ayuntamiento pretende que sea meramente "un directorio" de sitios, explicó. Pese a estas diferencias de concepto, y a la consabida desesperación burocrática y el temido bucle de reuniones (para acordar otras reuniones) que ralentizan el trato con las administraciones, "hay voluntad", suavizó Alarcón. Hará falta, desde luego, para desarrollar otras medidas que AGAS quiere desarrollar, como la creación de becas de creación y programas de residencias para artistas o un plan para normalizar entre el público el hábito de visitar las galerías y fomentar así el coleccionismo.

También de la Junta esperan un "punto de inflexión". Para empezar, porque "en los últimos cinco años" el contacto ha sido "nulo". A la espera de que el consejero Miguel Ángel Vázquez les conceda una cita, a la Consejería de Cultural le piden "medidas proteccionistas", ya sea en forma de "becas, ayudas a los espacios y a la producción, la divulgación y la asistencia a ferias de arte", o de un "programa específico de exposiciones" que complemente la actividad del CAAC. Por lo demás, ya que el dañiño IVA al 21% depende del Gobierno central, AGAS reclama, al menos, que la Junta se tome en serio la Ley de Mecenazgo, cuyo anteproyecto fue aprobado por el Gobierno en el muy lejano año 2013, y hoy oficiosamente descartada. Trabajo, en fin, no le va a faltar a la nueva asociación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios