Arte

Los restauradores curan 'las heridas de guerra' de Goya

  • Las obras 'La carga de los mamelucos' y 'Los fusilamientos del 3 de mayo' están siendo sometidas a un profundo proceso de restauración para reparar los daños que sufrieron durante la Guerra Civil.

Comentarios 2

Tres restauradores del Museo del Prado trabajan sin descanso para curar las heridas de guerra de dos de los más célebres cuadros de Francisco de Goya, La carga de los mamelucos y Los fusilamientos del 3 de mayo, dañados durante la Guerra Civil. Es una restauración inédita de estas dos obras que ilustran el levantamiento popular de los madrileños contra las tropas francesas de Napoleón.

Los dos cuadros habían sido sometidos a reparaciones puntuales en estos años, pero "por primera vez" se les ha practicado un proceso completo de restauración, explicó Manuela Mena, responsable de conservación de los cuadros del siglo XVIII de Goya.

Estas dos obras maestras de Goya, que ilustran el levantamiento popular de los madrileños contra las tropas francesas lideradas por Napoleón, estaban hasta ahora expuestos en esa famosa pinacoteca de Madrid con sus heridas de guerra a la vista.

Ambos están siendo restaurados para la exposición Goya y los años de la guerra, que el Museo del Prado ofrecerá del 14 de abril al 13 de julio próximos, coincidiendo con las celebraciones por el bicentenario de la Guerra de la Independencia (1808-1814).

Cada año, dos millones de visitantes contemplan en el Prado estos dos cuadros, pero pocos conocen la historia agitada de estas dos obras, dañados durante la Guerra Civil por los bombardeos de la aviación alemana e italiana sobre el Museo del Prado, lo que llevó al Gobierno de la Segunda República a trasladarlos a Valencia en marzo de 1937 para protegerlos. Pero durante el trayecto un gran balcón se derrumbó sobre el camión que los transportaba, indicó Mena.

La pintura más afectada fue la de Los mamelucos, que perdió trozos de cabezas y de la arquitectura, explicó Mena. El cuadro del 3 de mayo, iba “mejor colocado en el interior del camión" y "solamente" se rompió.

"La decisión de la restauración remonta al año 2000, cuando se organizó un simposio internacional con especialistas de Goya", explicó Mena. "Estábamos divididos entre los que no querían borrar esta huella del pasado y los que querían devolver a los cuadros la esencia que les quiso dar Goya", destacó.

Según Mena, estas cicatrices de guerra "destrozaban" la esencia de los dos cuadros, en particular Los mamelucos. "Sin los trozos que faltaban, no se entendía el movimiento hacia la derecha de los personajes que quiso darle Goya", añadió.

Tres restauradores están trabajando desde la primavera pasada para que la versión restaurada de las dos obras maestras esté lista en abril. Trabajan a partir de fotografías de los cuadros tomadas antes de que fueran dañados, con el apoyo de un equipo técnico que ha hecho las investigaciones necesarias para que se acercaran lo más posible a la obra original de Goya.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios