"Mi sueño es reaparecer en Sevilla el 20 de septiembre"

  • El mexicano, al que un novillo le partió la femoral de la pierna izquierda, consiguió ayer caminar por primera vez tras su gravísimo percance del pasado domingo

El pasado domingo, un novillo le partía la femoral de la pierna izquierda al novillero Arturo Saldívar (Guadalajara, México, 1990). El diestro perdió la consciencia en un par de ocasiones y precisó de varias transfusiones. Su vida estuvo en serio peligro durante un par de días. Tras un trabajo perfecto en la UVI móvil donde le atendieron en Santacruz de Retamar, localidad donde fue cogido, fue trasladado al Hospital Virgen de la Salud, de Toledo, donde le intervinieron con éxito. El torero mexicano se recupera satisfactoriamente. Ayer, ante la incredulidad de los médicos, comenzaba a caminar en la habitación 239 del citado centro hospitalario.

-Arturo, la evolución es espectacular...

-Sí. No se ha cumplido la semana y ya he comenzado a caminar. Lógicamente con las molestias propias en la pierna izquierda. El novillo me partió la femoral. Pero los médicos dicen que todo cicatriza bien. Además, el urólogo me ha dado el alta de la otra herida, la que recibí en los testículos, de unos 6 centímetros.

-¿Cuáles son las previsiones de los doctores?

-Que tengo que tener mucha paciencia porque ha sido una operación muy delicada. A mí me gustaría marcharme este fin de semana o a lo sumo la próxima semana.

-¿Cómo sucedió el percance?

-El novillo me cogió cuando comenzaba la faena de muleta. Me tuvo mucho tiempo colgado del pitón. Hasta 10 o 12 segundos. Fue tan dramático que vi como le daba tiempo a bajar desde el tendido al maestro Luis Miguel Encabo para hacerme el quite.

-¿Cómo le atendieron tras el percance?

-Bien. En la UVI móvil los médicos me atendieron en un primer momento con claridad y sangre fría. Y la operación en el hospital de Toledo, que era muy complicada, ha sido un éxito.

-¿Era su bautismo de sangre?

-No. Yo ya había recibido una cornada de 22 centímetros en esa zona en la plaza de Guadalajara, de México, y otra en la parte posterior de la rodilla derecha, de 12 centímetros, en La México.

-Supongo que sueña ya con la reaparición...

-Por supuesto. Mi sueño es reaparecer para mi debut en Sevilla el 20 de septiembre -alternando con Juan Carlos Rey y Tomás Jouber, con novillos de Mari Carmen Camacho-. A ver si puedo estar recuperado, aunque sé que será difícil. La rehabilitación me llevará mucho tiempo. Pero tengo que estar recuperado. Para ir a pegar un petardo, me quedo en casa.

-¿Cuántas novilladas ha toreado en total?

-Unas cincuenta. Esta temporada he toreado seis. Cuatro en Las Ventas, una en Las Rosas de Puerto Real y la de San Cruz de Retamar.

-¿Cuántos festejos ha perdido por el percance?

-Esta semana he perdido una novillada en Añover de Tajo y también dos sustituciones importantes; una en Collado Mediano y otra en San Sebastián de los Reyes.

-¿Qué ha supuesto ganar el Certamen de novilladas de este verano en Las Ventas?

-Es bastante ilusionante. Fue una pena que en la final me tocara un lote parado.

-Y el mes que viene, si está recuperado, Sevilla...

-Es de una motivación especial. Es una de las plazas con las que todo torero sueña. Tiene mucha categoría, solera e historia. Además, me gusta mucho el concepto del toreo sevillano y me encanta Curro Romero.

-¿Conoce la plaza? ¿Ha asistido a algún festejo?

-No. Pero cuando toreé en Fibes el año pasado aproveché para visitar la plaza. Lo hice como un visitante más y cuando pisé el albero me puse a soñar. Se le ponen a uno los vellos de punta. Tiene algo especial.

-¿Cómo llegó al mundo del toreo?

-No tengo antecedentes. Mi padre me llevaba a los toros en Aguascalientes. Cuando tenía 6 o 7 años vi cómo sacaban en hombros a El Juli. Lo idolatraban. Esa misma tarde debí pensar que quería ser torero y desde entonces estuve dando la lata a mis padres hasta que me apuntaron en la Escuela Taurina de Aguascalientes. En 2005 llegó el contacto con mi apoderado, Juan Cubero, y a partir de ahí he comenzado a abrirme camino en España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios