El taller de marfil más antiguo de Europa estaba en Valencina

  • Un estudio de la revista 'Journal of Archaeological Science' señala que el hallazgo demuestra que la zona era escenario de una red de intercambio que se extendía hasta Oriente Próximo.

El yacimiento prehistórico de Valencina de la Concepción albergó el taller más antiguo de Europa destinado a la fabricación de objetos de marfil, según un estudio que señala además que en la península Ibérica el comercio de marfil asiático era ya una práctica recurrente en la época del Calcolítico. Estas son dos de las principales conclusiones de un trabajo que publica la revistaJournal of Archaeological Sciencey en el que han participado la Universidad Autónoma de Madrid, la Universidad de Huelva, el Museo de Valencina de la Concepción, la Universidad de Maguncia (Alemania) y el Instituto Arqueológico Alemán de Madrid.

Entre los fragmentos analizados, los investigadores pudieron identificar objetos semiacabados de marfil, asta y hueso, desechos de producción, matrices y una sierra de cobre, ha informado este lunes la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) en una nota de prensa. Los investigadores estiman que las piezas de este taller de marfil pertenecen a la primera mitad del tercer milenio antes de Cristo, ha señalado Thomas X. Schuhmacher, de la UAM.

Las piezas fueron halladas en las excavaciones desarrolladas entre 2005 y 2006 en el citado yacimiento, ha relatado este investigador, quien ha explicado que fue en 2007 cuando comenzaron a analizarlas. Ahora, los investigadores han publicado por primera vez todos los resultados de lo estudiado. Según Schuhmacher, las piezas del taller son de marfil de elefante asiático (Elephas maximus). Este artículo indica además que las piezas analizadas evidencian una producción local y especializada dedicada a la fabricación de objetos de gran prestigio y muy cotizados en la época.

Los fragmentos fueron hallados en una fosa junto al río Guadalquivir, en un lugar que corresponde con el antiguo Golfo Tartésico (el Lacus Lingustinus de los romanos), una de las entradas más importantes de materias primas y productos exóticos a la península Ibérica en la antigüedad. El estudio demuestra que el lugar -ya a comienzos del tercer milenio antes de Cristo- era escenario de una red de intercambio que se extendía hasta Oriente Próximo. Los investigadores, sin embargo, no han podido identificar todavía quiénes eran los intermediarios y por dónde discurrían exactamente las rutas.

Hasta la fecha sólo se conocían talleres de marfil en la época del Bronce Antiguo y se creía que el marfil utilizado en la península Ibérica provenía exclusivamente del noroeste de Africa y de fósiles de Elephas antiquus, una especie extinta de elefante. Valencina es el lugar de la península donde se ha encontrado la mayor cantidad de piezas prehistóricas elaboradas con marfil: brazaletes, peines, cajas cilíndricas, mangos de cuchillos o puñales.

Todas estas piezas, junto a materiales como oro y piedras exóticas en estructuras funerarias monumentales, ponen de manifiesto el prestigio social que daba el marfil y la existencia de una élite en formación que fue enterrada en dichos monumentos, según la UAM. Para llegar a las conclusiones de este estudio, se utilizaron la espectroscopia de infrarrojos y la medición de carbono y nitrógeno mediante espectroscopia de masas de relación isotópica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios