Un 'zoco de libros' se adueñará de la Alameda un sábado al mes

  • El Ayuntamiento apoya la iniciativa privada en la que participan agentes del mundo editorial

Durante toda la mañana de hoy, y si la lluvia lo permite, la Alameda de Hércules se llenará de libros que abandonan sus estanterías en las librerías tradicionales para salir al encuentro de nuevos lectores y con la intención de hacer visible el tejido editorial y librero de Sevilla. Zoco de libros y objetos relacionados con las letras es el nombre de esta iniciativa en la que por ahora participan nueve editoriales, seis librerías y dos entes dedicados a las ilustraciones, aunque según Jaime Romero Ruiz de Castro, organizador del encuentro, "la idea es hacer extensible esta inciativa a otras entidades" para así "premiar la periferia de las editoriales y librerías, dinamizar la cultura y acercar este mundo a los sevillanos de manera pedagógica". Zoco de libros se celebrará el segundo sábado de cada mes, en horario de 10:00 a 14:30 y en el mes de diciembre, aprovechando las fiestas, se añadirá una cita más.

Este proyecto cultural, que cuenta con el apoyo del Ayuntamiento, fue presentado ayer en la Librería Padilla de la calle Trajano. Antonio Muñoz, delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, acudió al evento para afirmar que "inciativas novedosas como esta, que promuevan la cultura de base y tienen como eje central el libro y el fomento de la lectura, siempre contarán con el respaldo del Ayuntamiento" y además celebró la zona escogida para el evento, pues considera que "el barrio de la Alameda, donde confluyen espacios culturales como el Teatro Alameda o el Espacio Santa Clara, es el entorno ideal para el surgimiento de sinergias en torno a iniciativas culturales". En la misma línea, Romero señaló que sería interesante ponerse en contacto con otros agentes culturales de la zona para organizar conciertos, actividades literarias o presentaciones de libros.

Al acto acudieron también representantes de las 17 entidades que participan en el proyecto. Joaquín Sovilla de la librería La Extravagante intervino en la mesa redonda para recordar "que la gente no organiza su ocio en torno a la cultura" y apuntó que deben aprovechar esta oportunidad para "ganar espacio, despertar la curiosidad de los lectores y dar a conocer las pequeñas editoriales. Pero para ello el libro tiene que adaptarse".

Adaptarse a una situación poco alentadora pues el sector del libro se ha visto muy afectado por la crisis económica. "El zoco se formó para combatir las adversidades, pues hay muchas librerías que no saben si continuarán el próximo año y editoriales que ya no pueden siquiera pagar el alquiler", lamentó Romero, para quien parte de la culpa de esta crisis la tiene "la falta de animación al disfrute de la cultura y la lectura en todos los niveles educativos".

El delegado de Cultura respondió a este descontento asegurando que "esa falta de calor que ha habido desde las instituciones es algo reconducible" y se comprometió a aumentar la partida presupuestaria para la red de bibliotecas públicas "pues el fomento de la cultura se quedaría cojo sin el fomento de espacios para la lectura. Las bibliotecas, aliadas de primer orden de las pequeñas editoriales, tienen que ser algo más que un servicio de préstamo pues pueden acoger otras actividades como talleres de escritura".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios