Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

Caducidad

EN la preselección decíamos por esta columna orbital que Rodolfo Chikilicuatre sería retirado por haber llevado la broma de Buenafuente demasiado lejos. Jo, qué ingenuidad. Mientras crecía la bola, más abultaban las cuentas corrientes de los que han convertido esta parodia en un estandarte del feísmo comercial. La gracia, por fortuna, tiene ya fecha de caducidad: el próximo sábado. Las caretas que se queden almacenadas en la teletienda se las tendrá que deglutir alguien. Dentro de una semana usted y yo tenemos una cita en este mismo sitio y a esta misma hora para hablar del honroso puesto logrado por el de la guitarrita, que definitivamente finalizará su trayectoria cuando Rafaella Carrá lo despida en su entrevista de medianoche.

Para que nadie se haga ilusiones, Rodolfo no va a ganar (es justo y casi necesario), pero va a sumar más puntos que las últimas cuatro representaciones españolas juntas. Del quinto al décimo puesto Rodolfo va que chuta. A gol.

En estas eurovisiones de televotos y canciones en inglés hay que sorprender no sólo con un tema musical, sino con un pequeño espectáculo. La representación española, por una vez en los tiempos recientes, cumple ese requisito para aspirar a un aceptable lugar (recuerden sin embargo a Sol de sol o a Las Ketchup). Pero existen impedimentos para ganar: que la canción no es tan buena para que sea oída en serio y que, por pura estrategia geográfica, lo tiene difícil para arañar votos cerrados entre los participantes. Nosotros mismos daremos 12 puntos a Rumanía, porque nuestros inmigrantes se ponen a darle al móvil como posesos. Revisitemos Eurovisión olvidando que es un programa de maestros ibarbias y bettymissiegos, sino un espectacular cachondeo continental, en apariencia y en entrañas. Así disfrutaremos con el teatrillo, como hacen por ahí.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios