Visto y oído

Antonio / Sempere

Centésimas

LA inclusión de las décimas de segundo en el marcador del tiempo de los informativos de La Sexta supone toda una declaración de principios. Dando un paso más allá del 'está pasando, lo estás viendo' preconizado por las cadenas líderes de información continua estadounidense, en La Sexta se enfatiza la propia velocidad del tiempo. Como si en ese marcador nervioso sobreimpresionado en el margen superior de la pantalla quedase patente ese movimiento imparable, la imposibilidad de captar una foto fija porque en cada segundo caben cien centésimas.

A mí me parece que todas estas velocidades nos están llevando ciertamente a un estado próximo al del botarate que mira al dedo cuando éste señala al cielo. Los marcadores corren a velocidad de vértigo, los contertulios comentan profusamente esta actualidad, se adelantan a lo que va a pasar anunciando predicciones, al tiempo que evalúan lo que todavía está acaeciendo. Pero da la impresión como si una vez inmersos en el proceso, una vez instalados en la deriva, ya nada importa más que seguir en ella, y continuar para siempre esta velocidad de vértigo de la que, cuidado, somos rehenes, en lugar de privilegiados espectadores.

Los cronómetros con los que hasta ahora se medían las hazañas deportivas se han traspasado con una naturalidad pasmosa hasta los sumarios de los noticiarios, como si eso fuera lo más normal del mundo. Cuando resulta que a la hora en que llegamos a ellos el menú informativo que nos van a presentar es más que conocido, puesto que ya se nos ha explicado punto por punto en tiempo real. Total, que muchas centésimas de segundo en los marcadores, pero al final lo que se nos muestra para tenernos entretenidos son imágenes de robos, alijos de droga y trifulcas varias. A lo mejor alguien debía poner el freno de mano.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios