El parqué

R. E. / Sevilla / Raimundo Díaz / Redacción / Sevilla

Colonial cae el 13% empujada por la venta de títulos de sus propios socios Nuevo patinazo de la BolsaMovistar, Santander y BBVA son las marcas más valiosas

La acción de la inmobiliaria cierra a 1,63 euros, mientras Abengoa cede otro 4,5% Un estudio de Interbrand selecciona las 30 enseñas españolas más valoradas

Colonial cayó ayer en su primera sesión del año un 13,3 por ciento, hasta los 1,63 euros por acción, tras volver a cotizar en el Íbex 35 después de la suspensión que sufrió durante toda la jornada del miércoles. Este fuerte descenso, que le llevó a ser el farolillo rojo del día, se registra a pesar de que la firma ha tratado de despejar la incertidumbre sobre su solidez patrimonial mediante información remitida a la CNMV.

La evolución futura de los títulos de la inmobiliaria catalana depende en buena medida de que Nozar y el empresario Domingo Díaz de Mera detengan su operativa de deshacer posiciones en la inmobiliaria, según indicaron analistas consultados por Europa Press.

Con el descenso de ayer, la compañía presidida hasta el pasado día 28 de diciembre por Luis Portillo acumula ya una caída del 67,46 por ciento desde hace un año, centrada principalmente en los últimos seis meses, cuando ha perdido el 61,37 por ciento de su valor.

Para justificar las fuertes caídas de Colonial, fuentes de Inversis Banco aludieron a las operaciones realizadas por Nozar, con un 16,3 por ciento del capital, y Díaz de Mera, con el 7,2 por ciento, que están liquidando contratos suscritos con varias entidades financieras que les custodian acciones de la firma. "Que se detengan las caídas a corto plazo depende en gran medida de que estos dos actores no continúen con su operativa de mercado sobre el valor, que ha propiciado un exceso de papel en el mercado", aseguró Juan Fernández, gestor de renta variable de esta entidad.

Por otro lado, la sesión tampoco fue propicia para Abengoa en su segundo día de cotización, en el que perdió un 4,51 por ciento y cerró a 21,9 euros. Con ello, el valor bursátil de la compañía sevillana se sitúa por debajo de los dos mil millones de euros. En las dos primeras jornadas del año, el grupo ha cedido un 9,1 por ciento. La otra empresa que debutó en el selectivo español el miércoles, la catalana Grifols, sigue sufriendo también y se dejó el 5,19 por ciento, hasta 14,4 euros.

SI en la primera sesión del año el Íbex empezó 2008 con mal pie, en la jornada de ayer la Bolsa sufrió un nuevo patinazo de la mano de buena parte de los grandes valores, con lo que bajó un 0,97 por ciento y perdió el nivel de los 14.900 puntos. Con la caída de Wall Street en la víspera y la presión de las mayores sociedades del mercado nacional, a la Bolsa de Madrid no le quedaba más que rendirse desde el comienzo de la jornada.

Además, había factores que ponían el piso resbaladizo para los inversores. Por un lado, el barril de petróleo Brent llegó al máximo histórico de 98,5 dólares. Por otro lado, el alza de la inflación y el paro españoles también afectaron el ánimo de los inversores, sobre todo constató que el IPC adelantado había aumentado hasta el 4,3 por ciento el año pasado y que el paro creció un 5,3 por ciento y sumó 106.000 personas.

La apertura al alza de Wall Street aportó algún colchón de plumas a la caída del mercado español. El mercado estadounidense reaccionó positivamente al desvelarse un posible descenso de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal ante el miedo a una recesión de la principal economía del mundo.

Otros factores también mitigaron la caída del Íbex. Las peticiones semanales de subsidios de desempleo estadounidenses descendieron de 357.000 a 336.000 y se registró un aumento del 1,5 por ciento de los pedidos a fábrica en ese país en noviembre. Estos datos corroboran que en Estados Unidos se crea empleo y hay cierta presión de la demanda sobre los productores a pesar de la crisis crediticia desatada por las hipotecas subprime.

De esta manera, y pese al flaco favor de los grandes valores y al descenso final del precio del Brent hasta 98 dólares, el índice de referencia del mercado nacional, el Íbex 35, cayó 146 puntos, el 0,97 por ciento, hasta 14.856,56 puntos, nivel similar al registrado al comienzo de agosto del año pasado, cuando empezó la crisis financiera.

En Europa, con el euro a 1,471 dólares, Londres ganó el 0,98 por ciento y Milán, el 0,07 por ciento. Bajaron Fráncfort, el 0,51 por ciento, y París, el 0,08 por ciento.

De los grandes valores, Telefónica cedió el 2 por ciento; Banco Santander, el 0,96 por ciento, y BBVA, el 0,84 por ciento. Por su parte, subieron Iberdrola, (+0,89) y Repsol (+0,69).

Inmobiliaria Colonial lideró las pérdidas del Íbex y del mercado continuo con una caída del 13,3 por ciento, y Sacyr lideró las ganancias con una subida del 6,87 por ciento, resarciéndose en parte del descenso del miércoles.

Movistar es la marca española más valiosa, 12.236 millones de euros, seguida del Santander, cuya enseña tiene un valor estimado de 9.362 millones y BBVA, en 7.736 millones, según un estudio elaborado por la consultora Interbrand.

El valor de la marca del operador de telefonía móvil encabeza el ranking de 2007 formado por 30 empresas en el que también están Telefónica, que ocupa el cuarto puesto, seguida de Zara, El Corte Inglés, La Caixa, Banco Popular, Repsol y Mango. El valor agregado de esas treinta enseñas supera los 53.000 millones.

El informe de Interbrand, que se elabora cada dos años, analiza las marcas a través de tres variables: la fortaleza financiera, la importancia en las decisiones de compra del consumidor y la probabilidad de ingresos provenientes de la marca. En el caso de Movistar destaca su nueva imagen, con un fuerte enfoque "en el carácter abierto y accesible", que la ha situado como líder en España y la ha consolidado en Latinoamérica.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios