editorial

Huelga general contra Rajoy

LAS cúpulas de los dos sindicatos mayoritarios decidieron ayer por unanimidad convocar una huelga general de trabajadores para el jueves 29 de marzo, cuatro días después de las elecciones andaluzas y un día antes de la presentación pública de los primeros Presupuestos Generales del Estado de la etapa Rajoy. El motivo inmediato de la huelga -la sexta de esta dimensión desde que existe democracia en España- es protestar por la aprobación de la reforma laboral que facilita y abarata el despido y que las centrales convocantes consideran regresiva, injusta e inútil para el objetivo perseguido (aumentar la competitividad de la economía española y crear empleo). Los líderes sindicales, Méndez y Toxo, denuncian que el Gobierno no ha querido negociar con ellos una flexibilización de la norma, impuesta por decreto y convalidada el pasado jueves por una amplia mayoría en el Congreso de los Diputados, y añaden como causa de su enfrentamiento con el Ejecutivo la política de ajuste duro iniciada desde la llegada de Rajoy al poder. Hay un móvil añadido en la protesta: la reforma laboral ha venido a reducir el papel de los sindicatos en la interlocución con las empresas, a la vez que se han restringido la liberación de sindicalistas y los fondos destinados a la formación de trabajadores, que es tradicionalmente una de las más potentes fuentes de financiación de CCOO y UGT. La huelga general, que producirá daños en la economía nacional, perjuicios en el bolsillo de los trabajadores que la secunden y merma en la credibilidad de España en los mercados financieros, es la respuesta más radical y definitiva de un sindicalismo que fue mucho más benévolo con las políticas de Zapatero, que han generado un desempleo insoportable. En la actual situación de crisis, incertidumbre y temor parece estar condenada al fracaso. Es un derecho, sin embargo, reconocido en la Constitución, y a sus convocantes sólo cabe exigirles que se movilicen sin coaccionar a trabajadores y comerciantes, como en anteriores ocasiones. Es la única forma de conocer de verdad su éxito o fracaso.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios