los invisibles

francisco Correal

"En Madrid ibas a tomar una copa a Bocaccio y te salía un contrato"

María Pinar. Fue alumna de las escuelas de baile de Enrique el Cojo y Arturo Pavón. Casi medio centenar de películas, teatro, televisión. En 1966, esta trianera fue Miss España.

ESTA buena mujer se especializó en papeles de mala. María Pinar (Sevilla, 1942) ganó hace medio siglo, 1966, el concurso de Miss España y Norte de África. Trianera de cuna, vivió junto a la Casa de los Artistas y se nota.

-¿Sus maestros?

-Enrique el Cojo y Arturo Pavón. Sebastián Blanch y José María de Mena en Arte Dramático

-¿Dónde empezó?

-En las Galas Juveniles del Álvarez Quintero. Los primeros fans los tuvimos nosotros.

-¿El arte era una vía de escape?

-¡Cómo está Sevilla ahora, por Dios! No hay nada. Con la cantidad de gente que ha salido de aquí. Estaba el teatro San Fernando, donde actué en un homenaje al cómico Camilín. En el Cervantes bailé para Beni de Cádiz.

-¿Vivía del baile y del cante?

-Pulpón me llevaba a un montón de fiestas y pagaba muy bien. Como sabía que yo no lo necesitaba, o me pagaba o no iba.

-¿Cómo llega a Madrid?

-Por la sala de fiestas más importante, el Pasapoga. Allí empiezo con la última turné que hizo Angelillo. Poco después murió.

-Los tiempos de la televisión...

-Un fotógrafo del grupo de Eugenio Suárez (Sábado Gráfico, Cinema 7 Días, El Caso), me presentó a José Luis Uribarri. Esperábamos en maquillaje a que se calentaran las cámaras.

-¿Y en cine?

-Mi primera película fue Roberto el Diablo, con María Mahor y Germán Cobos. En Los maridos no cenan en casa, con Zorí, Santos y Codeso, conocí a Agustín de Foxá, que era embajador en Cuba y venía a ver a su amante. Llegué a cuarenta películas.

-¿Una espinita clavada?

-Me salió una película en Cinecittá, en la época de Vittorio de Sica. Yo tenía 19 años y cuando la actriz principal, Antonella Lualdi, vio mi foto, me quitó del reparto. Dijo que me parecía mucho a ella. Hubiera significado un cambio en mi carrera.

-En el Hollywood europeo...

-Y Madrid era increíble. Ibas a tomar una copa a Bocaccio y te salía un contrato. Ahora no te encuentras con nadie, te tienes que meter en la política.

-Se adelantó a Rocío Martín y Raquel Revuelta como sevillana que fue Miss España...

-Estaba rodando en El Escorial Flor Salvaje con Rosa Morena, a la que los productores, los que lanzaron a Joselito, querían convertir en una Brigitte Bardot española. Mi hermana Encarnita, que vivía conmigo, se enteró del concurso y mandó una foto. Me enteré al volver de una gala de fin de año en Ostende.

-¿En qué consistió el premio?

-Una fiesta en Chicote en la que me regalaron la llave de un piso en la Costa del Sol. Al año siguiente lo vendí y pagué las letras del de Madrid. Se me hubieran metido los de Podemos.

-¿Se lo encontró todo hecho?

-Estaba en una residencia de chicas que llevaba el padre Venancio Marcos. El primer reportaje fotográfico me lo tuve que hacer en la casa de Antonio Molina.

-¿Por qué se vuelve a Sevilla?

-Porque me casé con un madrileño locutor de radio, Paco Ferri, que era un enamorado de Sevilla. Trabajó mucho tiempo con Bobby Deglané, que era un loco de la Esperanza de Triana.

-¿Siguió siendo artista?

-Mantuve contactos. Mi marido hacía un programa para los ancianos que vivían solos en los asilos. Los llevábamos a la Feria y en la caseta me presentaba con Antonio Ferrandis, Pedro Osinaga.

-¿La fama es traicionera?

-Cuanto más vale la gente, más sencilla es. Trabajé con Pina Pellicer en Rogelia, con Fernando Rey, Arturo Fernández. Ella venía de ganar un Oscar con Marlon Brando en La ley del silencio.

-¿Y entre bastidores?

-Lina Morgan era introvertida; Paco Martínez Soria como actor buenísimo; como jefe, horroroso. María Dolores Pradera, una señora con fama de gran señora.

-¿Trabajó con Rocío Jurado?

-En Proceso a una estrella. Como era un juicio, rodamos en las Salesas. Yo hacía de mala. Pero las malas del cine español eran blancas, inocuas. Me hubiera gustado ser mala como Bette Davis.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios