Editorial

Noches sin taxis

L OS más de 700.000 habitantes de Sevilla sólo pueden recurrir a 150 taxis en horario nocturno durante los días laborables y a unos 350 en fin de semana. Si tomar un taxi ya es una odisea en horario diurno, por la noche se convierte en misión prácticamente imposible, como pueden atestiguar infinidad de sevillanos, incluso cuando se han visto en una urgencia por motivos de salud o de otra índole. El Ayuntamiento dice ahora que no tiene ninguna capacidad de intervención directa para garantizar la existencia de un cupo mínimo de taxis en horario nocturno y anuncia el estudio de nuevas medidas para incentivar que haya más vehículos en servicio. Entre ellas, que el pago se realice exclusivamente mediante tarjeta de crédito y que se amplíen los autobuses de Tussam durante las madrugadas. El Consistorio ya no sabe qué decir para justificar su inhibición frente al gremio del taxi y olvida sistemáticamente que se trata de un servicio público regulado por una ordenanza municipal. Esta norma dice claramente que corresponde al Ayuntamiento de Sevilla "las facultades necesarias en orden a su regulación, intervención y desarrollo" (artículo 1.2º). El artículo 2º se refiere a la "fiscalización de la prestación del servicio", y el 3º, a los horarios (punto H), a los servicios nocturnos (punto N), a los servic ios obligatorios de asistencia diurna y nocturna (punto O) y a turnos diarios de permanencia en el servicio, su horario y sus variaciones (punto P). Así pues, la Corporación tiene el instrumento jurídico en sus manos, pero no lo aplica, y si es insuficiente, que lo reforme. Si el problema es la inseguridad, ¿por qué entonces el Ayuntamiento aprobó un suplemento de 1,90 euros por cada carrera nocturna? Si ése es el problema, ¿por qué entonces sólo el 17 por ciento de los taxistas han instalado la mampara pese a estar subvencionada al 50 por ciento? La inseguridad es el pretexto, que se olvida en cuanto se suben las tarifas. ¿Por qué ha de obligarse a los jóvenes de la movida a llevar una tarjeta de crédito para tomar un taxi? ¿Por qué hay que incrementar el déficit de Tussam con más buses nocturnos ? Respuesta: porque el Ayuntamiento es incapaz de enfrentarse a los taxistas y le traspasa a los sevillanos la factura de su propio miedo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios