Pilar / fuertes

'Pa' farolillos

HACE unos días que acabaron los farolillos. Y es entonces cuando nos damos cuenta de que no tenemos el... cuerpo pa farolillos. Se pasa la resaca de alegría y volvemos a la realidad. Lo primero real es ver a la realeza viviendo nuestra realidad jurídica. Nos cuentan que de Suiza a Panamá tan solo había un charco con un barco cargado de... Seguimos sin Gobierno por los siglos de los siglos... Dimiten por doquier sin escrúpulos ni náuseas (claro, que los percebes no suelen dar ardor). A alguno lo saca de una caseta la Policía por presunto borracho, invitaba a todos y eso sólo lo hacen los borrachos o los que pagan con dinero de otro. Repito, presunto. Los de las manos blancas se llevan todos los abusos del suelo de las hipotecas (bis el estribillo). Aparecen áticos lujosos mirando al Mediterráneo de boquerones pagados ambos con un sueldecillo. Otegi y Évole se han enamorado y creo que habrá boda. Los grados carcelarios van como los fahrenheit, suben y bajan como les viene en gana. Cada vez prohíben más cosas bajo la dictadura popular, no la del partido, la del pueblo. Sí, señores. Aunque parezca contradictorio el pueblo se ha convertido en un Gran Dictador. Prohibido los toros, parir, las cacerías, vender tabaco en la Feria de Abril, las pantallas gigantes en la calle para ver el fútbol, comer carne (dice Ada Colau, la veg-friendly se llama ahora), beber, er cante, er baile y prohibido prohibir. Me siento una delincuente popular. Encima con estos pelos resacosos mientras Corinna está ideal de la muerte. Y cuando nada parece ya sorprenderte aparecen los leones del Congreso con gafas y a lo loco. Dicen que son Quevedo pero yo aseguraría que son John Lennon. Uno es macho y otro hembra. Cuidado con los géneros, no se me enfaden.

Ay, Cervantes... si vieras cuántos Quijotes hay hoy día. Cabras tenían que poner en el Congreso y los leones en la Puerta de Alcalá -... Meco. Ruedas de molinos, Cervantes... a tragar.

Y en su nombre pido que dejen el paseo de caballos todo el año, ¿verdad, Juan Espadas? Así podremos gritar: "Ladran, Sancho, luego cabalgamos". Y resulta que no es de Cervantes la frasecita. Qué lío.

¡Que le pongan farolillos a la Giralda! Todo el año. Y a la Torre de la Vela y a la Alhambra de Graná. Los farolillos no dejan ver lazos negros. Además arreglan el... cuerpo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios