PASA LA VIDA

Más de siete meses en Aznalcázar esperando que llegue la línea telefónica

EN la urbanización Paraíso del Guadiamar, en Aznalcázar, muchos vecinos recuerdan que hace cuatro años, en la campaña electoral, Manuel Chaves prometió que en 2008 todos los pueblos andaluces tendrían acceso a internet por banda ancha. Estamos de nuevo en tiempos de promesas que tapan las anteriores y ahora la consigna es una conexión gratuita a internet con un mega de capacidad. Pero en Aznalcázar, a 20 kilómetros de la capital de Andalucía, no hay línea telefónica en más de 50 casas de la citada urbanización, y la cobertura por móvil es intermitente en los hogares.

Isaac Carreras es uno de los afectados. Es ingeniero informático y trabaja en Sevilla de 8.30 a 17.30 en una importante empresa del sector turístico con clientes y operadores en más de 180 países. Por su responsabilidad al frente del departamento informático, necesita tener en casa conexión a internet, para poder trabajar en remoto con su ordenador si surge por la tarde-noche cualquier anomalía. Pero desde el 25 de junio del pasado año está esperando que le instalen una línea telefónica. Es un caso de libro para las organizaciones que defienden los derechos de los consumidores y reclaman indemnizaciones, pues en 2005 se aprobó un Real Decreto que tipifica a la línea telefónica como servicio universal, y establece que como máximo deben pasar 60 días para que a cualquier ciudadano le den de alta. Ya han transcurrido 235 días y en Telefónica le siguen dando largas, la última fecha que le han augurado es abril de este año.

La brecha digital que se está abriendo entre las ciudades y los pueblos pequeños desmonta magníficos factores de cohesión que se habían forjado antes de esta revolución tecnológica. Esto no es un problema que afecte solamente a ingenieros informáticos. La teleasistencia, el teletrabajo, la cita previa sanitaria, el comercio electrónico, etcétera, tienen que ser ya una posibilidad cierta para el cien por cien de los andaluces. Los que quedan fuera de las redes on line son confinados a la categoría de subdesarrollados. Aunque su urbanización tenga un nombre paradisíaco.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios