Cosas que pasan

Ricardo Castillejo / Rcastillejo@grupojoly.com

El traje de chaqueta

EXISTE una prenda que, nada más mencionármela, nada más verla en el armario -porque confieso que la tengo-, me produce un nerviosismo como ni las camisetas ajustadas, ni las bermudas bajas, ni siquiera los "chandales" de licra consiguen hacérmelo sentir: el traje de chaqueta. Aceptando que a la mayoría de los señores un buen traje les cae fenomenal -siempre y cuando les vaya al cuerpo-, yo, por mucho que me aseguren lo contrario, enfundado en él me veo horrible. Y hasta el día en el que los diseñadores caigan en la cuenta de que también "habemos" hombres de complexión menuda -que no enanos-, y que se avance un poquito más en el concepto de tan formal vestimenta, creo que así será.

Por si fuera poco después apareces en la fiesta a la que te hayan invitado y descubres que siempre hay alguien tipo Fernando Sánchez Dragó riéndose del mundo con una túnica y unos pantalones de lino comprados seguro en cualquier mercadillo de la India o Marruecos y, más ancho que pancho, saltándose el protocolo como le da la gana. Tiempo al tiempo. Algún día, quien suscribe estas líneas advierte que también romperá las normas…

Mientras, me fastidio y compenso ese pequeño disgusto con el gran placer de poder asistir a citas donde se codean personajes socialmente tan destacados como la actriz Ornella Mutti o la modelo Jerry Hall, estrellas invitadas en el Salón Internacional del Caballo (SICAB) que, a partir del martes 25, se celebrará en Sevilla. Una edición, la XVIII, que inaugurará a infanta Elena y por la que pasarán, además, Julio José Iglesias y Tamara Falcó -quienes, siguiendo la estela de su madre, serán imagen de un acto de Porcelanosa-, la ex Miss España, Natalia Zabala o la "glamourosa" millonaria Carmen Lomana de la que, alguna vez, me gustaría escribir largo y tendido.

Junto a ellos, y otros muchos, me reuniré en almuerzos y cenas patrocinadas por firmas como Freixenet para, un año más, brindar antes de Navidad por reencontrarnos, trajeados o como sea, pero con salud para contarlo. Gozando de vigor y fortaleza, el resto es "pecata minuta".

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios