Plaza Nueva · Piedad Bolaños

francisco Correal

"Cuando me vi de dos en la lista dije: a Alfredo lo matan"

Piedad Bolaños Donoso fue la apuesta fuerte de Monteseirín en el primero de sus tres mandatos. El de la recuperación de la Alcaldía. Pasó del teatro del siglo de Oro a ocuparse del Bienestar Social, eufemismo de los desheredados.

VIVIÓ el nuevo milenio en el Ayuntamiento, pero Piedad Bolaños ( Valdepeñas 1951) se volvió al Siglo de Oro y su teatro, su especialidad académica.

-¿Por qué sólo un mandato?

-El compromiso era por cuatro años y el alcalde decidió cambiar de equipo. No me sentó ni bien ni mal. Al partido nunca le ha sentado bien que haya independientes.

-¿Se sentía objeto de sospecha?

-No, lo que ocurre es que hay militantes que se creen con derecho a la preferencia y el privilegio, y yo nunca tuve, tengo ni tendré carnet de ningún partido.

-Si Susana Díaz iba de número diez en esa lista y es presidenta de la Junta, usted que iba de dos podría ser presidenta del Parlamento Europeo...

-Todo lo contrario. Iba de dos y de los segundos siempre se olvidan. Además no soy demasiado disciplinada, más bien rebelde. Si algo no me gusta, no me gusta, vaya de número dos o de número veinte.

-¿Qué balance hace?

-Muy positivo. Me permitió conocer El Vacie, que no sabía si se escribía con B o con V, y soy filóloga.

-¿Cómo la recibieron en la Universidad?

-El mundo universitario es mucho más abierto que el político. Si miras mi currículum, no se nota que estuve cuatro años de concejala y siete de vicerrectora.

-¿Dónde tenía su despacho?

-Primero en la calle San Jacinto, muy cerca del bar Los Dos Hermanos, paisanos de Manzanares, y después en el palacio de los Marqueses de La Algaba.

-¿Brilla el Siglo de Oro?

-Trabajo en los corrales de Comedias de Sevilla. Hubo uno en el patio de la Montería del Alcázar. No les interesa un vídeo con el levantamiento virtual de ese espacio que mandó construir en 1620 Felipe IV. En 1679 se prohibieron las comedias en Sevilla.

-¿Estaba prohibido reírse?

-En el siglo XVII, comedia se le llamaba a todo: tragedias, autos sacramentales... Se prohibieron todas las representaciones teatrales en Sevilla. Hubo presión social, sobre todo de Mañara, que amenazó con dejar sin fondos a los presos y a los niños expósitos si se mantenían esas obras por las que entraba el pecado, especialmente por los actores y las mujeres.

-Ha estudiado la obra de Vélez de Guevara. ¿Se puede ver Sevilla a ojo del Diablo Cojuelo?

-Me acuerdo del Diablo Cojuelo cada vez que subo a las Setas. La obra se inició en nuestra época, temí que no se llegara a acabar como el mercado provisional de la Encarnación. El edificio me gusta, pero no creo que sea su sitio.

-¿Cómo la ficha Monteseirín?

-Lo conocí cuando yo era vicerrectora y él estaba en la Diputación. Yo fui a Almería a unas jornadas de teatro clásico, me llamó por teléfono Alfredo y me dio dos días para decidirme. Cuando me vi de número dos en la lista, dije: lo van a matar.

-¿Cómo es su relación con él?

-Nula. Cuando me fui en 2003 nunca más me llamó. Creo que hay un desperdicio de la experiencia de quienes pasamos por allí. Es más difícil cuando se trata de otros partidos, pero hubo una segunda legislatura. Y una tercera.

-¿La picaresca podría denunciar a la realidad por plagio y competencia desleal

-La picaresca nace en España porque era el país ideal. Hay muchos políticos honrados, pero cada día, cuando escuchas la radio, y Antonio me la pone a las seis de la mañana, te preguntas: ¿con qué nos vamos a desayunar hoy?

-¿Un recuerdo de su gestión?

-La reunión con las asociaciones de mayores. Les daba mucho miedo las escaleras mecánicas y pidieron ascensores para subir y bajar al Metro. Lo propuse en la comisión y se aceptó gracias a Rojas-Marcos, tengo que reconocerlo y confesarlo.

-¿Qué autores eran los más representados?

-Lope, Tirso, Calderón, pero les animo a que busquen comediógrafos de segundo y tercer orden como un tal Ladrón de Guevara de Andújar al que no estudia nadie y hacía églogas como Góngora.

-¿Vivimos en la cultura y la política un tiempo de nombres para encontrar la fama y la gloria?

-Pues algunos mejor que hubieran pasado sin fama ni gloria para el recuerdo que van a dejar.

-¿Coincide con Manuela Carmena en que si mandaran las mujeres habría acuerdo de gobierno?

-Totalmente. Habrá terceras, cuartas y quintas elecciones hasta que los votantes nos aburramos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios