La Audiencia deja en libertad al modisto acusado de narcotráfico

La Audiencia de Sevilla ordenó ayer la puesta en libertad, bajo fianza de 20.000 euros, del modisto de Los Palacios acusado de narcotráfico, después de que recibiera un envío postal con un kilo y medio de cocaína impregnado en trajes de novia y de madrina.

El auto dictado ayer por la Sección Tercer a de la Audiencia Provincial tiene en cuenta, a la hora de permitir la excarcelación del modista J. L. F. F., de 41 años, que el imputado carece de antecedentes penales, tiene "arraigo familiar" y además no va a dificultar la investigación de un caso en el que se han practicado ya la mayoría de las diligencias en las que podía intervenir directamente.

El juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Utrera, que investiga la causa, ratificó en dos ocasiones el ingreso en prisión preventiva y sin fianza del modisto, con los argumentos de que podía sustraerse a la acción de la Justicia y podía perjudicar la investigación.

La Audiencia, en cambio, ha revocado esta resolución al entender que el procesado no intentará huir por "el elevado coste que le significaría" esta acción, además de que supondría una "ruptura de los vínculos familiares y de un próspero negocio". El auto recuerda que la prisión preventiva es una medida excepcional y concluye que procede su puesta en libertad bajo fianza de 20.000 euros y con la obligación de comparecer los días 1 y 15 de cada mes ante la autoridad judicial. El modisto salió ayer de prisión tras depositar el dinero de la fianza.

El paquete con la droga fue localizado por la Policía británica el pasado 7 de noviembre en el aeropuerto de Gatwich. El envío procedía de Barcelona (Venezuela) y la Policía realizó un seguimiento del mismo hasta que fue entregado al acusado por un guardia civil que se hizo pasar por empleado de la empresa de mensajería.

El paquete iba dirigido a nombre del modisto y la dirección era la de su taller, lo que constituye una de las sospechas que los jueces encuentran en torno a este caso, al estar oculta la droga en trajes de novia y de madrina, lo que coincide con el objeto del negocio. El tribunal descarta que la dirección fuese escogida al azar, dado que cerca del taller se encuentra el cuartel de la Guardia Civil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios