Cae una banda que robó 58 trasteros en Montequinto

  • Tres de los arrestados son menores vecinos del edificio en el que se cometieron los robos.

Comentarios 2

La Policía Nacional ha detenido a una banda de ladrones que robó en 58 trasteros del barrio de Montequinto. En total han sido arrestadas ocho personas, tres de las cuales son menores de edad que vivían en el edificio en el que se cometieron los robos, el núcleo residencial Los Olmos. Estos delincuentes llegaron a robar en algunos trasteros hasta en tres ocasiones, casi siempre en busca de bicicletas.

En un comunicado, la Jefatura Superior de Policía informó ayer de la detención de este grupo organizado, en el que cada uno de sus miembros tenía encomendada una tarea específica. Había personas especializadas en fracturar puertas, otras que se encargaban de las labores de vigilancia del edificio en el que cometían los robos, otras que realizaban el transporte de los objetos robados y otras que distribuían luego la mercancía en el mercado ilícito.

Tras recibir una oleada de denuncias por robos en trasteros, la Policía comprobó que todos respondían al mismo modus operandi, por lo que desde el principio centró sus sospechas en un mismo grupo. El hecho de que los robos se cometieran con herramientas toscas y fracturando las puertas llevó a los investigadores a pensar que estaban ante delincuentes con poca experiencia. Así, los agentes de la comisaría de Dos Hermanas establecieron un dispositivo de vigilancia para tratar de sorprender a los ladrones in fraganti.

Este plan dio sus frutos con la detención de dos menores en el interior de un garaje, justo después de romper la puerta de un trastero. Tras estos dos primeros arrestos fue detenido un tercer adolescente, también menor de edad. Los tres residían en los bloques en los que se estaban registrando los robos.

La Policía mantuvo abierta la investigación ante la certeza de que había alguna persona más implicada en los robos, sobre todo para dar salida a los objetos sustraídos. Así, dieron con un grupo dirigido por una persona que reside en Sevilla capital, con varios antecedentes, que se encargaba de recibir la mercancía y distribuirla luego. También fueron detenidos otros cuatro integrantes de la banda que se encargaban de las labores de vigilancia y alertar de la presencia de algún vecino o de la Policía. Éstos eran también quienes transportaban los efectos sustraídos, que en su mayoría eran bicicletas.

El papel que ejercían los menores de edad dentro del grupo era el de simples ejecutores de los delitos, aprovechando el conocimiento que tenían de la zona al ser residentes de estos edificios. Esto les permitía seleccionar sus objetivos y saber qué vecinos guardaban más objetos valiosos en sus trasteros. El cabecilla de la banda fue detenido en su casa del barrio de la Oliva, en Sevilla, donde la Policía realizó dos registros: uno en el domicilio habitual del líder del grupo y otro en una vivienda aledaña que el delincuente había ocupado ilegalmente y en la que almacenaba los bienes sustraídos.

En esta casa, los agentes se incautaron de varias bicicletas y otros objetos, así como de una pistola del calibre 9 milímetros que el arrestado utilizaba para amedrentar a sus compinches.

La Policía atribuye 58 delitos a este grupo organizado, que en buena parte es el responsable de la oleada de robos que padecieron los vecinos de Montequinto durante los primeros meses del año. El incremento de los delitos causó cierta alarma entre los residentes en este barrio de Dos Hermanas, que no sólo sufrieron sustracciones en sus garajes y trasteros. También hubo varios robos con fuerza en establecimientos comerciales, en interior de vehículos y en viviendas, estas últimas principalmente en la zona de Condequinto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios