Imputado por tráfico ilegal de especies un vecino de Guillena que vendió una leona

  • El actual propietario, que vive en una urbanización de Badajoz, compró el animal por 2.500 euros y también ha sido imputado por supuesta infracción a la Ley de contrabando.

El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil ha imputado a un vecino de Guillena (Sevilla) como presunto autor de delitos de estafa y tráfico ilegal de especies acusado de haber vendido una leona por 2.500 euros a un vecino de una urbanización de Badajoz sin la documentación preceptiva.

Según ha informado el Instituto Armado, el Seprona también ha levantado acta de infracción al propietario del animal por supuesta infracción a la ley de contrabando, al poseer un león "documentado irregularmente" contemplado en el Convenio CITES y Reglamentos Europeos que regulan el comercio de especies amenazadas.

La Guardia Civil recibió información de la posible existencia de un león en el interior de una parcela en una urbanización de Badajoz, la Dehesilla de Calamón. Iniciadas las investigaciones, se pudo verificar el hecho, una hembra de león, de nueve meses, se encontraba en el interior de dicha parcela donde, cercana a la vivienda, habían construido un habitáculo para alojar al animal.

Contactando con el propietario del inmueble, éste colaboró "en todo momento" y manifestó creer que poseía la leona "amparada con todos los documentos necesarios". El Seprona verificó, tras comprobar el número de microchip y la documentación del animal, que sus padres no estaban dados de alta en el registro del Soivre, organismo aduanero con sede en Sevilla, ni autorizados para la cría en cautividad.

"Al existir dudas razonables de la procedencia real del animal, se procedió a iniciar los correspondientes informes de propuestas de sanción", que detalla que la investigación derivó en la comprobación de la venta del animal, por 2.500 euros, por parte de un vecino de Guillena, al cual se le tomó manifestación como supuesto autor de un delito de estafa y otro de tráfico de especies amenazadas.

Las instalaciones para la tenencia de estos animales deben reunir las condiciones de seguridad necesarias para su custodia, así como asegurar su bienestar, sobre este aspecto los agentes han dicho que en el momento de la inspección el animal se encontraba en buenas condiciones higiénicas.

La Guardia Civil contactó con el Servicio de Conservación de la Naturaleza del Gobierno de Extremadura, así como con los responsables de las instalaciones de un zoológico en Madrid donde, tras recabar el correspondiente mandato judicial, fue trasladado al lugar donde permanecerá hasta resolución de la citada autoridad.

En esta línea, este cuerpo ha advertido a las personas que deseen adquirir especies reguladas por convenios internacionales de protección que se informen previamente en organismos oficiales de la documentación necesaria, así como de contar con las instalaciones adecuadas y autorizadas para su legal tenencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios