Más de 550 empresas de la provincia facturan más de 10 millones de euros

  • La Caixa abre en Sevilla su mayor oficina especializada en grandes compañías

La provincia de Sevilla cuenta con más de 550 empresas que registran una facturación anual superior a los diez millones de euros. La cifra de sociedades supone prácticamente la mitad de las grandes compañías andaluzas, según los datos de La Caixa. El director ejecutivo de la entidad en Andalucía, Juan Reguera, indicó que este segmento del mercado es el objetivo de los nuevos centros de empresa de La Caixa, que inauguró ayer en Sevilla la mayor sucursal para grandes sociedades de toda su red nacional. Además, La Caixa implantará otros cinco centros similares en Andalucía.

"Ya trabajamos con el 75% de las empresas con más de diez millones de euros, aunque no en exclusividad y a final de año duplicaremos nuestra presencia en Sevilla con otro centro similar", aseguró el delegado de Empresas de la Dirección Territorial, Felipe Pulido, que agregó que esta oficina podría implantarse fuera de la capital en otras zonas de gran pujanza económica como el Aljarafe. "Pocos clientes pasarán por la oficina porque el 90% del trabajo se realizará vía telemática", señaló Felipe Pulido, que explicó que la entidad aporta a las empresas todos los programas y aplicaciones informáticas para realizar sus gestiones directamente por ordenador.

El delegado de empresas relató que los servicios más demandados por estos clientes son la asesoría para el comercio exterior y la internacionalización y "los productos terminados en ing como factoring, leasing o renting".

El factoring supone la cesión de la gestión de cobros a la entidad financiera por parte de la empresa, que recibe un adelanto del banco o la caja aunque no haya recibido el dinero de su cliente, lo que aporta una mayor seguridad a la sociedad. Por su parte, el leasing y el renting son una especie de contrato de alquiler para usar un bien, por ejemplo una flota de coches. Al fin del alquiler, el arrendatario tiene la opción de comprar el bien arrendado pagando un precio determinado, devolverlo o renovar el contrato.

Estas oficinas atienden exclusivamente a las grandes compañías, y sólo están excluidas de este servicio las promotoras. Juan Reguera insistió en que no se trata de minimizar el riesgo, sino que "las promotoras precisan de un gran trabajo de campo por parte de las sucursales locales para visitar a los clientes que subroguen hipotecas o verificar la viabilidad de un proyecto ".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios