El fiscal pide la absolución de un acusado de estafa a una gran superficie

  • El Ministerio Público atribuye lo ocurrido al "error e impericia" de la cajera

La Fiscalía de Sevilla va a pedir hoy la absolución de un hombre acusado de estafar 2.834,25 euros a la multinacional Ikea en unas compras con tarjeta, ya que atribuye la reclamación al "error e impericia" de la cajera que le cobró.

El acusado, L.I.M.V., realizó compras por un valor total de 2.834,25 euros en el comercio que Ikea posee en Castilleja de la Cuesta el 8 de mayo de 2004. En su escrito de calificación provisional, el fiscal considera como principal prueba de la inocencia del comprador que éste tiene en su poder un recibo de caja donde se acredita el pago de la mencionada cantidad en efectivo, si bien aparece desglosada en un primer cargo de 634,25 euros y otro de 2.200 euros.

En el juicio que celebrará la Sección Cuarta de la Audiencia de Sevilla, la propia Ikea, personada como acusación particular, pedirá un año de cárcel para el comprador por una presunta estafa. La empresa sostiene que se produjo un error de la cajera que regentaba el puesto en cuestión y que donde debía haber reflejado un cobro por tarjeta, lo hizo en efectivo.

El fiscal, en cambio, considera que merece más credibilidad la versión del acusado, según el cual, "debido a diversos avatares tuvo que pagar todo en efectivo", para lo que procedió a reintegrar diversas cantidades de su cuenta bancaria en los cajeros automáticos existentes en dicho centro comercial. Además, el imputado ha demandado a Ikea ante los juzgados de primera instancia para que se declare resuelta la compraventa realizada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios