Los municipios ribereños dejan de verter sus aguas residuales al río

  • La Junta invierte 56 millones para la construcción del colector que envía estos vertidos a la estación depuradora de Aljarafesa situada en Palomares del Río

El río Guadalquivir ya está prácticamente libre de los vertidos de aguas residuales sin depurar, al menos en el tramo del área metropolitana de Sevilla. La Agencia Andaluza del Agua ha terminado recientemente la intervención por la cual ha conectado a los municipios de la margen derecha del Guadalquivir -desde La Algaba hasta Puebla del Río- a la depuradora de Aljarafesa en Palomares del Río. Hasta el momento, todos estos municipios vertían sus aguas residuales, bien al mismo río Guadalquivir o bien a alguno de los arroyos que cruzaban sus términos municipales y que finalmente desembocaban también en el Guadalquivir.

La intervención ha supuesto una inversión de unos 56 millones de euros y ha consistido, básicamente, en la construcción de cinco tramos de tuberías que han conectado la red de aguas residuales de estos municipios con la depuradora de Aljarafesa o con las tuberías ya existentes en la comarca aljarafeña, además de una serie de estaciones de bombeo que ayudan a llevar el agua desde cada municipio hasta el término de Palomares del Río, donde está la planta depuradora que ahora va a duplicar su tamaño precisamente para permitir el tratamiento de las aguas que se incorporan. Estas localidades pertenecen casi todas al sistema de Emasesa -que es la competente para gestionar sus aguas residuales-, pero el alto coste que supondría cruzar el río para llevar las aguas residuales a una de las depuradoras de la capital ha derivado en un acuerdo con la empresa del Aljarafe para utilizar la estación de Palomares del Río.

El tramo 1 recogerá las aguas residuales de La Algaba, Santiponce, un polígono industrial de Salteras y el polígono industrial de Girasoles y conectará con el tramo 2, que continúa la conducción hacia el sur y que corresponde a una tubería construida en los 1994 y 1995 que discurre desde Camas hasta San Juan de Aznalfarache y recoge las aguas residuales de estos municipios más las de Tomares. El tramo 3 continúa ya hasta conectar con la depuradora desde el límite sur de San Juan de Aznalfarache y pasa por Gelves, donde se sitúa una estación de bombeo capaz de bombear todas las aguas residuales que llegan desde el norte, de los diferentes tramos más las generados por el propio municipio. El tramo 4 agrupa los vertidos de La Puebla del Río y los conecta con el colector principal del Aljarafe que baja por arroyo Riopudio hasta Coria y el tramo 5, por último, recoge las aguas residuales de Castilleja de la Cuesta y Castilleja de Guzmán y conecta con la tubería de Camas.

Este último tramo no estaba previsto en un principio ante la falta de acuerdo entre Emasesa y Aljarafesa para unir los colectores de las dos castillejas y de Camas, pero la avalancha de obras que hubiera supuesto para la localidad de Camas la construcción del tramo de manera independiente obligó a un acuerdo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios