La plantilla de la base recurre al Supremo para intentar anular el ERE

Los trabajadores de la base de Morón afectados por el último ERE de la empresa Vinnell-Brown & Root Spain (VBR), que gestiona los servicios civiles, acordaron ayer recurrir ante el Tribunal Supremo la sentencia del TSJA que declara "no ajustado a derecho" el procedimiento y que, aunque aumenta las indemnizaciones a las que tienen derecho, no anula ninguno de los 66 despidos.

Según Javier Domínguez, portavoz del comité de empresa, los trabajadores seguirán luchando por volver y reclaman además que el ministro de Defensa, Pedro Morenés, tome cartas en el asunto y responda al informe que le entregaron en marzo con propuestas de solución para el futuro de la plantilla española de la base. El comité insiste en que se está reduciendo al personal de la comarca contratado, para sustituirlo por militares, porque es incierto que haya menos carga de trabajo, como ya ha reconocido el fallo del TSJA, que sin embargo no cree que se haya demostrado que ha habido discriminación con trabajadores americanos y causa de nulidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios