Asesinato en Marchena

El juez envía a prisión al presunto asesino de su ex pareja en Marchena

  • El juez le retira además las visitas y la patria potestad de la hija que compartía con la fallecida Inmaculada D. R.

Comentarios 37

El juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Marchena ha ordenado el ingreso en prisión de Fernando F. G., el joven de 35 años que en la noche del pasado martes acabó con la vida de su ex pareja Inmaculada D. R., de 28 años y con la que tenía un hija de tres años.

El joven está imputado por un delito de asesinato, otro de tentativa de homicidio, en relación con las heridas que causó también con el cuchillo a la actual pareja de la fallecida, y de un tercer delito de quebrantamiento de condena, dado que había sido condenado por malos tratos en junio pasado, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

En el auto de prisión, el juez también ha acordado la suspensión del régimen de visitas y del ejercicio de la patria potestad de la hija fruto de la pareja. La víctima había sufrido malos tratos desde el año 2004 por parte de un anterior compañero sentimental.

Fernando F. G. y la víctima habían mantenido anteriormente una relación de pareja -además tenían una relación de parentesco por afinidad-, por lo que el caso se tramitará como un supuesto de violencia de género, según el Alto Tribunal andaluz.

Fernando F. G. ya había sido condenado por malos tratos en junio de 2011, en una sentencia que le impuso una orden de alejamiento y la prohibición de comunicarse por cualquier medio con la víctima durante un plazo de doce meses.

Tanto la orden de alejamiento como la prohibición de comunicarse con su ex pareja fueron notificadas a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, explica el TSJA, que precisa que la sentencia en la que se acordó esa orden se impuso de conformidad con el acusado y la ejecutoria se tramitó en el juzgado de lo Penal número 6 de Sevilla.

Vídeo: Antonio Pizarro

La joven había estado en varias ocasiones en centros de emergencia de la Junta, en los años 2004, 2005 y 2006, pero nunca pasó a una casa de acogida porque siempre rechazó esta medida. En los dos primeros episodios de malos tratos, nunca quiso presentar una denuncia contra su entonces compañero sentimental, pero sí lo hizo en 2006, aunque posteriormente la retiró y el caso fue archivado por el juzgado. La víctima fue atendida en 2009 en el centro de información a la mujer de Marchena, donde se le volvió a ofrecer la posibilidad de acceder a una casa de acogida. En esta ocasión, presentó una denuncia contra Fernando F. G., de 35 años, y se le tramitó una renta activa de inserción, de algo menos de 500 euros mensuales. También recibía desde entonces terapia psicológica y participaba en un taller de autonomía, según la Administración autonómica. 

En junio pasado, la joven volvió a denunciar a su presunto asesino y el juzgado de Marchena dictó con fecha 6 de julio una orden de alejamiento y prohibición de comunicación, y se le impusieron además al agresor 40 días de trabajos en beneficio de la comunidad.

La noche del pasado martes, Fernando F. G., se presentó sobre las nueve de la noche en el domicilio de Inmaculada, en el número 6 de la calle Maestro Moreno Torroba de Marchena, y le asestó varias puñaladas, una de ellas en el cuello que resultó mortal. También hirió en el cuello a la actual pareja de la víctima, un joven de 25 años que fue ingresado en el hospital de Osuna con heridas de pronóstico reservado. 

Según la Policía Local, tras dejar a su hija con los vecinos, Fernando F. G. fue a un bar de la localidad, donde contó lo que acababa de hacer y regresó al domicilio de la víctima. La Guardia Civil lo detuvo en el piso, sin que el joven, que estaba todavía ensangrentado, ofreciera ninguna resistencia. Los agentes descubrieron el cadáver de Inmaculada D. R. en la cocina. 

El detenido fue conducido a la Comandancia de la Guardia Civil de Montequinto, donde durante toda la jornada de ayer el equipo Mujer-Menor (Emume) que se ha hecho cargo de la investigación, estuvo tomándole declaración y completando las diligencias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios