Los diez pueblos pendientes del PP

  • Los populares trazan la 'hoja de ruta' de los próximos tres meses en la provincia, donde admiten que hay una decena de municipios donde están obligados a crecer para garantizar el triunfo regional

Comentarios 15

Sevilla es la clave. La cara de Javier Arenas en la noche electoral era una mezcla de sensaciones encontradas, una combinación de vértigo y satisfacción por mucho que una primera extrapolación de datos concediera la mayoría absoluta a la formación de la gaviota en Andalucía. Sevilla es la clave porque sigue teñida de rojo socialista en el mapa. La mayoría absoluta es técnicamente posible sin Sevilla, pero el PP no está dispuesto a asumir riesgos en un periodo corto de tres meses en los que las más que previsibles restricciones impuestas por el Gobierno de Rajoy podrían jugar en contra de los intereses electorales de Arenas. El líder político andaluz tiene que aplicar el Más Sevilla y menos Almería. ¿Pero en que municipios debe reforzar su presencia? ¿Cómo se traduce en la práctica esa vuelta de tuerca en la estrategia a tan corto plazo?

El PP tiene claro que hay diez pueblos sevillanos donde hay que mejorar para amarrar la primera mayoría absoluta del centro-derecha en Andalucía. Diez pueblos donde hay margen de mejora más que amplio. El partido se ha fijado una tarea bien definida con vistas a las próximas elecciones autonómicas: aumentar en cinco puntos el número de sufragios en una decena de localidades de la provincia. Se trata de los municipios de Arahal, Camas, Carmona, Las Cabezas, Coria, Lebrija, Lora del Río, Morón, Osuna y La Rinconada.

En todos ellos se volcará el PP desde las inminentes fiestas navideñas y durante los tres meses previos a los comicios con un programa de acción que incluirá visitas de los principales líderes y referentes del partido, planes específicos de actuación, planes sectoriales, encuentros con las direcciones locales y otras medidas destinadas a reforzar la marca electoral de la gaviota en estas localidades. La primera cautela es evidente: estas medidas de refuerzo se tomarán sin perder de vista las comarcas de la Campiña y las sierras Norte y Sur. El PP no se puede permitir ciertos lujos, más aún cuando la de Sevilla es una de las dos circunscripciones en las que el PSOE sigue siendo la lista más votada, pese al indiscutible avance de los populares registrados en las municipales y en las generales. Los socialistas ya sólo superan al PP en tres puntos porcentuales en Sevilla.

Los discursos para el consumo interno de los partidos dictan que el 56% de los votos nuevos emitidos en el área metropolitana han ido a parar al PP; que feudos tradicionales del PSOE han dejado de serlo, como Dos Hermanas y Alcalá de Guadaíra, donde las victorias socialistas han sido tan sólo por 3.000 y 400 votos, respectivamente, y que hay casos especialmente llamativos como la caída en un 30% del voto socialista en municipios como Los Palacios y Villafranca . Pero los análisis recomiendan seguir apostando por Sevilla para no poner en riesgo la mayoría absoluta que otorgan al PP tanto los resultados de los últimos comicios debidamente extrapolados como las encuestas oficiales y particulares.

En los diez pueblos señalados en la hoja de ruta de estos meses de precampaña hay posibilidades reales de obtener más votos. Se consideran objetivos de actuación prioritaria este tipo de localidades de entre 10.000 y 20.000 habitantes. Si se logra el aumento de apoyo electoral en ellos se demostrará que el PP de Sevilla no tiene techo, por lo que habría quedado sin fundamento la principal crítica del PSOE de Sevilla hacia los populares, formulada por su secretario general, José Antonio Viera: "Si no ganan en Sevilla en este contexto de crisis, ¿cuándo van a ganar?"

A favor del PP en Sevilla juega la tradicional tendencia por la que los populares obtienen en toda Andalucía resultados ligeramente mejores en las autonómicas que en las generales. A la hora de la autocrítica, que los partidos políticos no suelen ejercer en público, se parte de la base de que en pueblos como La Rinconada o Morón de la Frontera no se esperaban resultados tan cortos como el de las generales. El PP sólo logró subir 1.400 votos en la localidad rinconera, cuyo alcalde, Javier Fernández, está llamado a jugar un papel destacado en la sucesión de Viera al frente del PSOE sevillano. Y en Morón el ascenso de los populares fue exiguo: sólo 256 votos más que en las generales de 2008, pese a la pérdida de más de 1.700 sufragios de los socialistas. No extraña que la conclusión de los analistas del PP, en el contexto de un avance espectacular en toda la circunscripción, sea rotunda: "No deberíamos haber obtenido este resultado en estos pueblos".

5%

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios