EJERCICIO FÍSICO

El baile como terapia

Uno se apunta a una academia de baile por diferentes motivos: formación para llegar a ser una estrella, por afición y, por qué no, para hacer un poco de ejercicio físico o como terapia. No es lo mismo que un médico le diga a su paciente que tiene que hacer ejercicio y mandarlo a una bicicleta estática que decirle, vaya a un salón de baile, abrace a alguien y báilese un tango. La danza, en general, aporta muchos beneficios al cuerpo humano, es otra forma de estar en forma. Y al mismo tiempo permite evadirte de la realidad. “La danza clásica requiere concentración y los adultos que vienen consiguen olvidar durante una hora sus problemas fuera de las puertas de la escuela”, asegura la profesora Carmen García. A la joven aprendiz de salsa Anabel Usal el baile le sirvió como terapia. “Mi padre se puso enfermo y el baile me sirvió como una válvula de escape, podía olvidarme de todo y distraerme. Mi padre ya está bien pero he encontrado un buen grupo de amigos y la salsa me ha cautivado”. Desde el dedo gordo del pie al último pelo de la cabeza. El baile, sea la rama que sea, permite un continuo movimiento del cuerpo similar al ejercicio físico y, lo más importante, apto para todas las edades. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios