Establecen diferencias genéticas entre los tres subtipos de ictus

  • El hallazgo puede para ayudar a tratar las causas del fenómeno y no sólo sus consecuencias

El grupo de investigación en enfermedades neurovasculares del Instituto de Investigación Vall d'Hebrón es el único participante español en el mayor estudio genético sobre ictus realizado en el mundo.

El trabajo ha estudiado el código genético de más de 72.000 personas entre enfermos y controles y concluye que la clasificación de los ictus según su causa va más allá de la propia enfermedad y se traduce también en claras diferencias genéticas entre los tres subtipos de ictus isquémicos conocidos. Estos hallazgos tendrán, a la larga, un gran impacto clínico, pues cambian la forma de ver el ictus pero, sobre todo, son la puerta de acceso a la búsqueda de dianas terapéuticas específicas para cada uno de estos subtipos. El estudio -llamado Metastroke- se ha publicado en la revista The Lancet Neurology y se trata de un análisi multicéntrico y sin precedentes. El trabajo discrimina en clave genética entre tres subtipos de ictus isquémico: aterotrombótico, lacunar y cardioembólico. Ya se conocían los tres subtipos y se habían clasificado así según su causa. El hecho de que se demuestre que, a nivel genético, estos tres subtipos de ictus parecen tres enfermedades diferentes abre un nuevo abanico de posibilidades diagnósticas y terapéuticas. "Si las causas de estos tres tipos de ictus son diferentes y se añade que genéticamente están claras las diferencias, los neurólogos debemos preguntarnos si estamos realmente ante una misma enfermedad", señalan los autores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios