Menos fritos en la dieta durante el embarazo

  • El exceso de acrilamida, una sustancia producida al cocinar carbohidratos, influye en el bajo peso del recién nacido

Una dieta rica en acrilamida -una sustancia química que se origina al freír, asar o tostar alimentos ricos en carbohidratos como patatas y bollería-, en mujeres embarazadas provoca que los recién nacidos tengan un peso menor y una circunferencia de cabeza más pequeña.

Así lo manifiesta un estudio dirigido por el Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (Creal) y la Universidad de Estocolmo, y que llega a cuantificar en 132 gramos la diferencia de peso entre los bebés cuyas madres estuvieron expuestas a altos niveles de acrilamida y en 0,33 centímetros el tamaño de sus cabezas.

Los datos son parte de un estudio internacional sobre la dieta de 1.100 mujeres embarazados y sus hijos en Dinamarca, Inglaterra, Grecia, Noruega y España, y los investigadores afirman "sin duda" que la dieta está detrás de esta diferencia. "El efecto estimado del alto nivel del alto nivel de exposición a la acrilamida sobre el peso del bebé al nacer es comparable al efecto adverso conocido del tabaquismo", ha asegurado el coordinador del trabajo Manolis Kogevinas.

Asimismo, el Creal ha recordado que un peso bajo está relacionado con efectos adversos para la salud durante los primeros años de vida y posteriormente, como una altura reducida, el aumento de la incidencia de enfermedades cardiovasculares, la diabetes y la osteoporosis.

En el estudio han participado 20 centros de investigación de Europa, entre ellos el Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (Imim), que han utilizado técnicas biomédicas para medir la acumulación de acrilamida en la sangre del cordón umbilical del bebé. La investigación forma parte del proyecto NewGeneris, integrado en el VI Programa Marco de la Unión Europea en el área de calidad y seguridad alimentaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios