salud mental

El 10% de las personas expuestas al uso abusivo de videojuegos serán adictas

  • La OMS clasificará la adicción a los videojuegos como trastorno mental

  • Expertos dudan de esta controvertida categoría y creen que el consumo abusivo responde a otros trastornos

Asistentes a una competición juegan al Garena ROV MOBA, durante una competición mundial en Tailandia. Asistentes a una competición juegan al Garena ROV MOBA, durante una competición mundial en Tailandia.

Asistentes a una competición juegan al Garena ROV MOBA, durante una competición mundial en Tailandia. / RUNGROJ YONGRIT / EFE

La Salud Mental es una de las áreas de la medicina más complejas y cuyos resultados son en ocasiones subjetivos, difíciles de visibilizar o, cuanto menos, cuestionados. La súper especialización de la práctica médica dejó en el ámbito de la Psiquiatría uno de los misterios más profundos que acompañan a la humanidad, el funcionamiento del cerebro y sus patologías. La delicada frontera de lo que puede ser una enfermedad y lo que no, en el ámbito de la salud mental, tiende a ser acotada por las grandes instituciones. Y también tiene una Biblia: la Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD), que publica la Organización Mundial de la Salud y que este año alcanzará su decimoprimera edición (ICD-11). La nueva edición reconocerá el trastorno por videojuegos dentro de los problemas relacionados con la salud mental, según adelantó hace un mes New Scientist.

Por primera vez los videojuegos serán incluidos en ICD-11. Aunque no se sabe a ciencia cierta cómo se definirá esta enfermedad, su aparición provocó cierto debate en la comunidad sanitaria. Existe cierta tendencia a patologizar acciones comunes o comportamientos que, si bien pueden ser cuestionados, no deben ser clasificados como enfermedad. Para aportar un poco de luz y suavizar la preocupación por los gamers, la Sociedad Española de Patología Dual quiere aclarar que sólo una minoría de las personas expuestas a comportamientos como el consumo de videojuegos pasará de su uso excesivo a un comportamiento adictivo. Se considera un comportamiento adictivo a aquel "que impacta de forma negativa en su ajuste psicológico, social y laboral", señala el doctor Néstor Szerman, jefe de los Servicios de Salud Mental Retiro, del Hospital Universitario Gregorio Marañon y presidente fundador de la Sociedad Española de Patología Dual (SEPD). Es decir, cuando jugar puede llegar a causar problemas que perjudiquen a nivel psicológica o causen conflictos en el ámbito social o laboral. Es decir, cuando los videojuegos no permiten llevar una vida normal, podría existir un problema.

Gobiernos de China y Corea del Sur han creado instalaciones para tratar el problema

Lo que aquí puede parecer una exageración es una realidad palpable en otros países. "Muchos gobiernos ven excesiva la participación compulsiva en juegos on line, tales como la League of Leyends y World of Warcraft , como un grave problema de salud pública de los adolescentes y han establecido instalaciones de tratamiento, especialmente en China y Corea del Sur", recogía el escritor y científico Marcos Zastrow en un artículo para PNAS. Ahí, el autor explicaba que los efectos adversos de la 'adicción' de los adolescentes a los juegos no son sólo el tiempo perdido. Algunas evidencias asocian la adicción a los videojuegos con la depresión, el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) y el trastorno obsesivo-compulsivo. "Si existe una relación de causa y efecto no está claro", subraya.

Según los datos aportados por la Sociedad Española de Patología Dual, aproximadamente el 10% de las personas expuestas al uso de videojuegos o a sustancias con capacidad adictiva, desarrollará problemas de adicción. Este porcentaje de personas son aquellas en las que existen factores de riesgo genéticos, neurobiológicos y medioambientales que condicionan una mayor vulnerabilidad para desarrollar estas conductas compulsivas, que aumentan si se sufre, además, otro trastorno mental, lo que se conoce como patología dual (cuando se sufre una adicción y otro trastorno mental).

Según el doctor Ignacio Basurte, psiquiatra y coordinador de la Clínica de Trastornos de la Conducta Alimentaria del Hospital Universitario Gregorio Marañón, las conductas desadaptativas y patológicas relacionadas con adicciones sin sustancias, llevan siendo objeto de debate y controversia entre los profesionales de la salud mental. Pero, tal y como apuntan desde la SEPD, el debate sobre las adicciones comportamentales está abierto a la sociedad en general.

Los especialistas en Patología Dual creen que el debate está abierto a la sociedad

A pesar de esto, el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM 5) sólo reconoce hasta ahora como única adicción comportamental el juego. Por todo esto, a los especialistas les llama la atención las nuevas modalidades de comportamientos compulsivos, pero creen que esta nueva clasificación "aporta poco desde el punto de vista científico", resalta el doctor Szerman.

Así, cree que en un futuro será posible hacer una clasificación sobre la vulnerabilidad y predisposición de las personas a desarrollar conductas o comportamientos compulsivos, basada en evidencias científicas y en la medicina de precisión. Esta propuesta permitirá no poner el foco en las sustancias o las conductas compulsivas, sino en los individuos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios