De capa y cola (Un paréntesis en las vísperas)

Cabildo en 'prime time'

Lo decidieron por aclamación. Habrá nazarenas este año vistiendo el ruán en las filas del Gran Poder. Llegó a la corporación de San Lorenzo la mayor herencia que legó el cardenal Amigo a las cofradías en forma de Normas Diocesanas (no sólo de coronaciones viven las hermandades). Era lo previsible. Alea jacta est. La suerte estaba echada.

Se acabaron los plásticos en la noche más larga. Las mujeres que lloraban sus penas tras la barroca zancada serán ahora las que enciendan la estela luminosa que cada Madrugada recorre la ciudad desde el recóndito barrio becqueriano hasta el mismo Arenal. No hubo un solo voto en contra. Todo fue una balsa de aceite esparcida en horario de máxima audiencia. Con la lluvia y el fútbol como competencia el Señor de Sevilla volvió a salir victorioso. Se llevó toda la audiencia. Sin opción para sus espectadores. Eterna fidelidad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios