Consiliaria

Josefa Paredes: Asistentes de apoyo para todos los avatares

  • Aunque no tienen una misión concreta, actúan como consejeros y colaboran con las diferentes áreas de gobierno de la hermandad. Josefa Paredes lo hace en La Paz.

Cuando le propusieron entrar en la Junta de Gobierno de la Hermandad de la Paz se sorprendió bastante porque, aunque ya venía colaborando en todas las áreas de la corporación, “había gente que se lo merecía mucho más, además yo nunca había estado en una junta y no sabía cómo funcionaba una hermandad por dentro, por lo que me asusté un poco”.  Su incursión se debió a una circunstancia triste, el fallecimiento del teniente hermano mayor.  Josefa Paredes aceptó entrar como consiliaria “para trabajar por la hermandad y la verdad es que me acogieron maravillosamente y me han tratado muy bien en estos años”, comenta. Califica la experiencia como “muy positiva y enriquecedora”. Ha podido trabajar codo con codo para varias diputaciones “porque el consiliario no tiene una misión definida, estamos como asistentes, de apoyo para cualquier cosa que haga falta”, explica.

Está encantada con ser hermana de la Paz, “la Blanca Paloma de Sevilla”, como la denomina; por todos los valores que representa y defiende, “como la fe cristiana, además del cariño de la gente, el afecto y la convivencia entre las personas que la conformamos”. Vive la Semana Santa intensamente, desde el Domingo de Ramos con su vara en la presidencia del Señor de la Victoria, al resto de la semana en la calle. “Siento una especial devoción por el Cautivo de Santa Genoveva, que representa la máxima expresión de la sencillez y la humildad. También me gusta mucho Los Estudiantes por el recogimiento y la estética, y el Cristo de los Gitanos por cómo anda por las calles de Sevilla”. Después de ser la primera mujer en formar parte del gobierno de La Paz, hace un llamamiento a las hermandades que todavía son reticentes a incluir mujeres en sus juntas. “Les recomiendo que no tengan miedo, cuando yo entré en La Paz muchas personas se echaron las manos a la cabeza, pero el tiempo ha demostrado que las mujeres tienen que estar en los mismos escalones que ocupen los hombres”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios