Las peticiones de sillas para la carrera oficial bajan un 19%

  • Los abonados sólo han dejado libres 172 asientos de los 33. 000 existentes y se han cedido al Consejo por un año otros 1.470.

Menos sillas perdidas, menos cedidas y también menos peticiones. Las cifras obtenidas tras finalizar el plazo de renovación de los asientos de la carrera oficial de la Semana Santa revelan una mejoría económica. Así al menos lo interpretan desde el Consejo de Cofradías tras analizar el comportamiento de los abonados. Como suele suceder cada año, se han recibido miles de peticiones para optar a una localidad en alguno de los sectores del recorrido oficial de las cofradías, aunque las solicitudes han bajado un 19% con respecto al pico alcanzado el año pasado, si bien sigue siendo muy superior al de años precedentes.

Por cada asiento que los abonados han dejado de renovar, el Consejo de Cofradías ha recibido 125 peticiones. En total se han registrado en las oficinas que el organismo tiene en la calle La Habana un total de 7.199 solicitudes. Cada una de ellas reclama una media de tres localidades, por lo que la demanda absoluta que calcula el tesorero, Tomás Vega, asciende a 21.597. La carrera oficial tiene actualmente un aforo de casi 33.000 asientos.

Frente a esta ingente cantidad de solicitudes, para la próxima Semana Santa tan sólo se han quedado sin renovar 172 asientos, un número inferior al del año pasado, cuando se quedaron libres 184. Desde hace algunos años, el Consejo también ofrece la posibilidad de ceder los asientos por un año. Este año han sido 1.470 los que se han puesto a disposición del Consejo para el sorteo por las 1.593 del año 2015, casi un 8% menos. Ya se ha realizado el sorteo ante notario y se han adjudicado a partir del número 6.364.

El Consejo de Cofradías no ofreció datos concretos sobre los palcos de la Plaza de San Francisco, aunque sí aseguró que los números son muy similares a los del año pasado y también se han cedido menos.

El sector en el que se han perdido más sillas, un total de 107, ha sido el de la Avenida de la Constitución, que también es la zona para la que se reciben más peticiones. "Es donde hay más libres y más solicitudes, porque también es donde hay más sillas. En la Campana apenas se pierden, los abonados suelen estar muy vigilantes con los plazos para la renovación".

Como suele suceder, la inmensa mayoría de los usuarios de la carrera oficial se han decantado por la ventanilla de la oficina bancaria para renovar el abono. Tan sólo el 17% ha optado por realizarla a través de internet.

Los precios de los abonos este año han subido un 1%, como aprobó el pleno de hermanos mayores de penitencia celebrado el pasado mes de junio. El asiento más caro en la zona 1 de la Plaza de la Campana, el lugar más emblemático y codiciado, por ser el inicio de la carrera oficial, tiene un coste de 153,72 euros. En la zona el precio asciende a 138,55 euros; mientras que el asiento más económico en la Campana sale por 121,80 euros. Este importe se mantiene en la calle Sierpes. En la Avenida de la Constitución hay tres tarifas. Una localidad en la denominada Tribuna Faro cuesta 125, 24 euros; en el Banco de España, 109,99 euros; en el primer tramo de la calle (hasta la Punta del Diamante), la silla sale a 98,25 euros; mientras que en el segundo tramo (hasta la esquina del magnolio), el importe se rebaja a 95,27 euros. La zona más económica de toda la carrera oficial es la Plaza Virgen de los Reyes, donde los asientos se cotizan a 70,27 euros. En cuanto a los palcos de la Plaza de San Francisco, el precio varía en función del sector en el que se encuentren y la fila. El más caro cuesta 789,55 euros. Hay dos intermedios a 723, 68 euros y 650,47 euros. El más barato asciende a 581,71 euros. Los palcos situados en la Avenida de la Constitución tienen un precio de 723, 68 euros.

Los ingresos obtenidos por el Consejo de Cofradías por la explotación de las sillas y palcos de la carrera oficial de la Semana Santa aumentaron un 3,4%. La subida del precio de las sillas, que fue del 3%, unida al buen tiempo, deparó una mejor y mayor ocupación que elevaron la recaudación a 3.566.660 euros frente a los 3.449.096 del 2014. De estos ingresos hay que restar los gatos del montaje y desmontaje, que ascienden a algo más de 1,4 millones de euros. El resto, algo más de 2.150.000 euros, se reparte entre las hermandades de penitencia que hacen estación de penitencia en la Catedral y también se otorga una cantidad a las corporaciones de vísperas, fijada este el pasado año en el 5,5% de los ingresos netos, y a las de gloria y sacramentales, cuyo porcentaje es del 6% y el 0,30%, según se recoge en el artículo 74 de los estatutos.

La subvención que se entrega a las 60 cofradías que van a la Catedral se dividió el 60% a partes iguales y el 40% a repartir entre los 122 pasos. Las corporaciones con dos pasos sumaron un total de 31.445 euros, las de un paso obtuvieron 25.218, y las de tres pasos, 37.672.

Gracias a esta subvención por la explotación de las sillas y palcos de la carrera oficial muchas cofradías pueden realizar su estación de penitencia. Además, gran parte de esos ingresos se destinan a obras asistenciales. Según el último informe realizado por Ignacio Valduérteles, las hermandades destinaron 4,5 millones a caridad en el año 2014 y atendieron a 28.000 personas de manera directa. Además, la Semana Santa genera importantes ingresos para la ciudad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios