Calle Rioja

Arte en el bazar del abuelo de Daahoud

  • Benéfico. Mañana se inaugura una exposición de pintura de Trinidad Fernández para una asociación solidaria alentada por un hijo de Abdu Salim y otros dos socios.

Comentarios 1

Al bazar de su abuelo le decían "el Corte Inglés de la Calle Feria". (Calle Feria, 162). Mañana, 1 de noviembre, día grande en esta calle, festividad de Todos los Santos con misa oficiada por el obispo auxiliar en Ómnium Sanctórum, abre sus puertas el antiguo bazar de Manuel Álvarez, un montañés que falleció hace un año y al que el destino emparentó con la buena música.

Rosario Álvarez, hija de Manuel, conoció en la base americana de Rota a Abdu Salim, un texano virtuoso del saxo que era jefe del departamento musical de una base por la que entró en España "el jazz, el tetrabreak y la crema de cacahuete". El 19 de agosto de 1990 nace en Sevilla Daahoud Salim, fruto de ese mestizaje. Este joven de 22 años estudia Piano Clásico en el Conservatorio de Badajoz y Jazz en la ciudad portuguesa de Évora.

Pese a su juventud, tiene una idea del arte en las antípodas del lucimiento personal. Con otros amigos, creó la asociación AyudArte, una versión humilde del efecto mariposa. En el bazar que fue de su abuelo, donde de niño Daahoud jugaba con las lámparas viejas, se inaugura mañana y hasta el día 11 una exposición de 39 pinturas de Trinidad Fernández.

Aarón, hijo de la pintora, es íntimo amigo de Daahoud. Un nombre cristiano y otro musulmán de dos niños que estudiaron juntos en el colegio Calderón de la Barca y que ahora siguen caminos paralelos, aunque uno estudia música en Badajoz y otro en San Sebastián. "La ciudad más barata para alquilar un piso y la más cara", bromea la pintora, la madre de Aarón.

La exposición está formada por obra de tres colecciones recientes de Trinidad. Dos cuadros acaban de llegar de Berlín. Los de más peso los trasladó en su furgoneta Agustín, un cubano que toca la conga. "Nuestra idea es organizar eventos artísticos con fines benéficos", dice Daahoud, que cuenta para esta empresa con otros dos colaboradores, Fermín García, sevillano de la Alfalfa, realizador de audiovisuales, y Ali Benmesoud, marroquí, coordinador de la Joven Orquesta de Andalucía.

Uno de sus proyectos es organizar un concierto. "Lo íbamos a hacer inicialmente en Granada, pero la persona encargada de financiarlo ha desaparecido". Están perfilando el programa: contarán con dos músicos muy implicados en este binomio del arte y la solidaridad, Michael Thomas, que pasó por la Joven Orquesta de Andalucía, y David Russell, guitarrista clásico que participa en un proyecto de construcción de pozos en el desierto africano. "Como estamos un poco perdidos en este tema porque es algo que no se estudia ni se planifica", dice Salim, "nos han sugerido que canalicemos la ayuda para un colegio de discapacitados en la India".

El programa se completaría con los Storm sevillanos y el dúo Ab-Duo-Salim: el jazzman que vino de Rota al saxo y su hijo al piano. Abdu Salim vive en la ciudad francesa de Montpellier, pero inscribe esas actuaciones con su hijo en la conmemoración de los treinta años de su llegada a Sevilla.

Una pintora, dos músicos y Fermín, el realizador de audiovisuales que empezó a estudiar Ciencias Políticas y Sociología en Granada "pero lo tuve que dejar por el plan Bolonia". Daahoud Salim vive entre Sevilla y Badajoz y en el primer semestre de 2011 estuvo en Dinamarca. "Un Erasmus moral en Aarhus, con más ayuda que dinero", bromea. Un país muy unido al jazz por Miles Davis y Dexter Gordon -el músico que aparece en la portada de Un invierno en Lisboa, de Muñoz Molina- y al fútbol sevillano porque de allí llegó al Sevilla el gambiano Biri-Biri. A cincuenta metros del antiguo bazar del abuelo está la peña sevillista Macarena.

"Mi padre no se hizo del Betis ni del Sevilla. No es futbolero. Jugó al baloncesto. Los Juegos Olímpicos se los ve enteros. Y el tenis y las artes marciales. Es cinturón negro de algo". El bazar es el accesorio de un edificio de arquitectura regionalista frente a los Altos Colegios. Trinidad Fernández Montes, sevillana de Écija, expone cuadros de sus colecciones Pintura para tocar, Gaia y Flores de libros.

De un bazar de la calle Feria a un colegio de la India con una combinación entre la música y la pintura. "AyudArte", dice Fermín García, "está abierta para jóvenes pintores, cortometrajistas, escultores, escritores, músicos que no tengan el suficiente renombre". Ayudar a los que después pueden convertirse en palanca de ayudas. "Si pudiéramos, nos gustaría ir con nuestras propias manos", dice Fermín en este descenso de la torre de marfil en la que las convenciones quisieron sentar como jarrones de porcelana a los artistas comprometidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios