Ataques vandálicos en Nervión y el Centro contra 30 bicis públicas

  • Las estaciones de la calle Eduardo Dato acogen la mayor cantidad de bicicletas dañadas, con las ruedas reventadas, los sillines volteados y las cadenas rotas

Comentarios 85

Casi todas estaciones de bicis públicas de alquiler (Sevici) diseminadas por la calle Eduardo Dato, en Nervión, aparecieron este fin de semana con una media de cinco bicicletas con las ruedas reventadas, las cámaras de aire tiradas por el suelo y enrolladas en los radios, las cadenas rotas y los sillines del revés, según comprobaciones realizadas por este periódico tras la denuncia telefónica de un ciudadano. Este nuevo episodio de vandalismo contra este exitoso medio de transporte público también se ha detectado en la ronda de Tejares de Triana y en algunas estaciones del Centro, como en la calle Feria y en la Puerta de Jerez.

La más afectada, con siete bicicletas destrozadas de las 20 que ofrece, es la estación de Eduardo Dato frente a los jardines de la Buhaira. Le sigue, con seis dañadas (de 15), la estación que hace esquina con la avenida San Francisco Javier, donde incluso los autores de los daños han estampado en un sillín una palabra soez; la que linda con la la calle Marqués de Nervión (5 dañadas) y la situada frente al campo del Sevilla (4 destrozadas). En el distrito centro los vándalos también han dejado su huella en las estaciones de Puerta de Jerez (3 bicis) y calle Feria (4 bicis).

El servicio público de alquiler de bicis, gestionado en concesión por la multinacional francesa JCDecaux y con más de 77.000 abonados en Sevilla, ha padecido varios ataques vandálicos desde que se inauguró en el verano de 2007 y ha sufrido desde entonces el robo de 80 vehículos. Sin embargo, hasta ahora el Ayuntamiento de Sevilla considera que se trata de un vandalismo "imperceptible", según las palabras que pronunció el pasado julio, a raíz del primer aniversario del Sevici, el concejal de Infraestructuras Antonio Rodrigo Torrijos (IU).

La posibilidad de instalar cámaras de vigilancia en las casi 200 estaciones de bicis que funcionan en la capital podría ser una solución para reducir los ataques nocturnos que no cesan y que cada vez inutilizan una mayor cantidad de vehículos, si bien esta alternativa tendría que ser planteada por la empresa Sevici al Consistorio sevillano para obtener el visto bueno municipal.

El mayor daño que sufrió la flota de bicicletas tuvo a principios de junio pasado con el pinchazo de 214 ruedas traseras y delanteras en 14 estaciones de la Macarena y del centro. Los autores utilizaron navajas para hacer cortes limpios. Meses antes saltaron a la prensa más daños contra este servicio: bicis forzadas y destrozadas en la calle Jiménez Becerril por cuatro jóvenes de madrugada que colgaron su acción en internet, detenidos por robar bicis en el Polígono San Pablo y nueve bicis recuperadas por la Policía tras ser robadas en un día. En septiembre pasado, también fueron detenidos en la Barqueta cuatro jóvenes cuando robaban vehículos de una estación pública.

Este periódico intentó sin éxito recabar ayer una versión municipal de los hechos. El Ayuntamiento se ha limitado hasta ahora a denunciar algunos daños ante la Fiscalía de Sevilla con el objetivo de depurar responsabilidades, pero de momento no han trascendido los resultados. Sevici denunció, asimismo, los pinchazos masivos ante la Polícía Nacional sin que se conozca si ya hay detenidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios