patrimonio | la restauración de la torre almohade

El Cabildo solicita ya la licencia para intervenir en la cara sur de la Giralda

  • Los trabajos están presupuestados en 360.000 euros, un 7% más caros que los que se desarrollan en la cara oeste

  • La intención es realizar la nueva fase a lo largo de 2018

Hace poco más de un mes que se instaló el aparatoso andamiaje en la cara oeste de la Giralda -la que mira hacia la Avenida de la Constitución- y el Cabildo Catedral (máximo órgano competente de la torre que es emblema de Sevilla) ya ha solicitado en la Gerencia de Urbanismo la licencia de obras para intervenir en la cara sur, unos trabajos que con toda probabilidad se desarrollarán el próximo año. El coste de esta intervención será mayor al incrementarse el presupuesto un 7,4%, según se precisa en el proyecto presentado en el organismo autónomo municipal. La duración estimada de la restauración será de cinco meses, al igual que la que ahora se ejecuta.

Sin tregua. El Cabildo no quiere perder tiempo en la que es, sin duda, una de las principales intervenciones a las que se ha enfrentado los últimos años. Quizá, la más importante tras la de los pilares agrietados del trascoro. La Gerencia de Urbanismo ya conoce la solicitud de licencia de obras para restaurar la cara sur de la Giralda, la que contemplan los sevillanos y turistas desde la Plaza del Triunfo. El encargado de dirigir estos trabajos es el arquitecto Eduardo Martínez Moya, en coordinación con el maestro mayor de la Catedral, Jaime Navarro Casas.

La restauración de la Giralda es la más importante tras la de los pilares del trascoro

En el citado proyecto se mencionan las distintas obras de conservación y mantenimiento que se le han venido practicando a la Giralda desde 1979. La actuación que se pretende desarrollar -y que forma parte de un proyecto conjunto que ha comenzado este verano en la cara oeste- obedece a las inspecciones acometidas en el antiguo alminar almohade en 2014, 2015 y 2016. En el primero de los informes se alertaba del "mal estado del llagueado de las fábricas de ladrillo", que, junto a las reconstrucciones de los artesonados de celosías, se están despegando del soporte, lo que supone un grave riesgo de caída a la vía pública. También se incidía en el "avanzado estado de descomposición" de las piedras y morteros, así como el mal estado de conservación de algunas columnas.

Diversos operarios trabajan sobre el gran andamiaje dispuesto en la fachada poniente Diversos operarios trabajan sobre el gran andamiaje dispuesto en la fachada poniente

Diversos operarios trabajan sobre el gran andamiaje dispuesto en la fachada poniente / Juan Carlos Vázquez

La inspección acometida en marzo de 2015 destacaba "las importantes cantidades de polvo depositadas" en las celosías y en los ladrillos, donde llega a alcanzar hasta los 10 milímetros de espesor. Se seguía insistiendo en el "mal agarre" de los llagueados y se alertaba de que en la esquina que conforma la fachada sur con la oeste, por debajo del campanario, se observa "una hoja de ladrillos trasdosados, rajada de forma vertical". En el de 2016, además de recordar todos estos desperfectos, se añadió la fisura aparecida a lo largo del alféizar de uno de los balcones.

En la propuesta de intervención de la cara sur se subraya la necesidad de colocar un andamio que cubra toda la altura de esta fachada, "hasta superar el pretil de la azotea de las azucenas, prologándose incluso en las esquinas" y que cubra estos característicos elementos que tanta simbología tienen en Sevilla.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía. FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

Respecto al desarrollo general de los trabajos, éstos se dividen en tres tipos. En primer lugar, los estructurales. Dicho apartado lo componen la supervisión y refuerzo del tramo de zuncho instalado en la fachada sur durante la última intervención, realizada en 2013, sobre otros instalados en 1755 y que se encontraban bastante deteriorados. Se aplicarán los mismos criterios de actuación que hace cuatro años. Por otro lado, se procederá a reponer las partes de la fábrica de ladrillo y calcarenita que estén desprendidas o presenten pérdidas de materia importantes.

El segundo tipo de trabajo concierne a la epidermis de la Giralda. Aquí se trata de "cepillar, consolidar e impermeabilizar" toda las fábricas. Se intervendrá también en los azulejos. Aquellos que se encuentren en mal estado serán sustituidos por otros de "idénticas características", siempre que hayan perdido el 33% o más de su vidrio original, que es de color negro.

La tercera y última intervención se refiere a las instalaciones. Con tal fin, se revisarán sus trazados. Su funcionamiento, en principio, es correcto, pero se considera "conveniente" mejorar las sujeciones.

En el desarrollo de la restauración de la cara sur se tendrán en cuenta diversas restricciones y consideraciones para interferir lo mínimo posible en el uso cultual y turístico tanto de la Catedral como de la Giralda. Por tal motivo, los trabajos no afectarán a la visita cultural. Lo único que se impedirá a los turistas es el acceso a los huecos de esta fachada. Para ello, las labores que se acometan estarán sometidas a los más "estrictos" controles de seguridad. La restauración, además, quedará sujeta al calendario litúrgico y a las celebraciones del templo metropolitano. La principal afección aquí sería en Semana Santa, con la salida de las cofradías por la Puerta de los Palos. Durante su desarrollo se suspenderán el tañido y el volteo de las campanas situadas en la referida fachada.

La restauración se llevará a cabo en una sola fase, aunque, debido a la gran altura, se dividirá en cuatro zonas de actuación. La primera comprende la cara sur desde el arranque hasta las cubiertas de la Catedral. La segunda, alcanzará hasta el primer paño de sebka. La tercera llegará a la cornisa inferior del cuerpo de campanas, donde se ubica el zuncho metálico. La última abarca todo el campanario hasta superar el pretil de la azotea de las azucenas (incluida la azucena colocada en la esquina sureste).

La restauración de la cara poniente dará las pautas para intervenir en las siguientes

Los trabajos cuentan con un presupuesto general de 364.290,43 euros. Esta cantidad supone un ligero incremento del 7,4% respecto al coste de la restauración de la cara oeste que actualmente se ejecuta, cuya inversión, una vez adjudicada la intervención a la empresa Proyectos de Rehabilitaciones Kalam, ha sido de 339.168 euros. El mayor grueso del gasto para actuar en la fachada sur lo constituye la labor de restauración (226.406,47 euros). La colocación del andamiaje supone un desembolso de 26.679 euros y la contratación de la adjudicataria se fija en un máximo de 63.223,96 euros (IVA incluido). Es en este último apartado en el que se pueden rebajar los costes según las ofertas que se presenten.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía. FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

El Cabildo Catedral ya expresó hace poco más de un mes que su intención es que cada año se restaure una fachada, por lo que en 2018 le llegará el turno a la cara sur, de ahí que ya se haya iniciado el trámite para obtener la correspondiente licencia de obras. Luego vendrán la cara este (la de la Plaza Virgen de los Reyes) y la norte (hacia Alemanes). Estas dos resultarán las de mayor complejidad por ser las más visibles y por afectar a la salida de las cofradías y a otras procesiones que se celebran en la Catedral, como la del Corpus y la de la Patrona de la ciudad. La experiencia de los trabajos que se desarrollan ahora en la cara poniente -aislada y más corta en altura- dará las pautas y estrategias para intervenir en las siguientes, especialmente en los aspectos que afectan a la seguridad y al calendario festivo sevillano.

Para supervisar dicha restauración, se ha constituido una comité de expertos integrada por el delegado de Administración y Patrimonio del Cabildo metropolitano, Francisco Ortiz; el delegado de Patrimonio de la Archidiócesis, Fernando García; y profesionales destacados en este ámbito, como Antonio Almagro, José María Cabeza, Concepción Cirujano, Juan Antonio Fernández Naranjo, María del Valle Gómez de Terreros, Alfonso Jiménez, Teresa Laguna y Ana Isabel Gamero.

Toda esta actuación es asumida íntegramente por el Cabildo Catedral, que puede sufragarla gracias al elevado número de turistas que recibe durante el año el templo metropolitano, y que continúan en aumento. No en vano, el pasado ejercicio lo cerró con una subida del 6% hasta llegar a los 1,6 millones de visitas culturales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios