Carlos Alarcón, único candidato a defensor universitario de la Olavide

El catedrático de Filosofía del Derecho Carlos Alarcón concurrirá el próximo 29 de junio en solitario a las elecciones a defensor universitario de la Universidad Pablo de Olavide (UPO), tras un año como comisionado.

La designación de esta figura se ha convertido en un problema en la UPO desde 2013, ya que los diferentes candidatos no consiguen obtener la mayoría absoluta del claustro exigida en los estatutos de la Universidad para acceder al cargo. El catedrático de Derecho Administrativo Eduardo Gamero fue el primer defensor universitario de la UPO, nombrado en 2007. Seis años después, no consiguió ser reelegido, mientras que el catedrático de Psicología de la Comunicación Juan Daniel Ramírez Garrido perdió por dos votos ese mismo año. Ante la falta de consenso, Ramírez Garrido fue nombrado comisionado a propuesta del rector, Vicente Guzmán. Garrido volvió a presentarse sin éxito en 2015, y Carlos Alarcón fue elegido entonces comisionado a propuesta del equipo de gobierno de la UPO.

"La norma es muy estricta", se queja Alarcón. "Dada la situación, debería ser más flexible". La designación del titular de la Defensoría requiere el voto favorable de la mayoría absoluta del claustro universitario, es decir, 79 votos a favor de las 156 personas que forman el claustro, independientemente del número de votos emitidos. "En esta fecha se producen muchas ausencias. Los estudiantes, por ejemplo, representan el 30% del claustro, y estamos en época de exámenes, y muchos profesores participan ya en cursos de verano".

Alarcón realiza un balance positivo de su año como comisionado, no obstante destaca la necesidad de dar a conocer esta figura fuera del ámbito estudiantil: "El 90% de las quejas son de alumnos. Hay que fomentar la figura del defensor entre los profesores y el personal de servicio, que sepan que este servicio también va dirigido a ellos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios